Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN ISRAEL

El voto del asesino

"Un escándalo sin precedentes". Así definió ayer Leah Rabin, la viuda del primer ministro Isaac Rabin, una decisión del Tribunal Supremo de Israel que permitió al asesino de su marido votar en las elecciones generales en una prisión del desierto del Neguev."Es escandaloso. No puedo comprender cómo se le ha podido dar el derecho al voto a esta cosa, porque él es eso, una cosa, un subhumano que se atrevió a asesinar a un hombre maravilloso", declaró una airada Leah Rabin a la radio militar poco después de enterarse de que Yigal Amir había depositado su sufragio como todos los presos de la cárcel de Ohalei. El extremista judío cumple allí una condena a cadena perpetua por el magnicidio del pasado 4 de noviembre. Moshe Malul, portavoz del sistema penitenciario, dijo que Amir, con grilletes, fue sacado de su celda y fue el primer presidiario en votar, a las nueve de la mañana.

El Tribunal Supremo dictaminé hace dos semanas que Amir, de 26 años, podía votar en ausencia de una legislación específica que le prohibiera emitir su sufragio por matar a un jefe de Estado israelí. "Cuatro funcionarios de prisiones lo escoltaron hasta la urna instalada dentro de la penitenciaría. Votó solo. Todo el proceso llevó cinco minutos", agregó el portavoz.

Según la radio militar, Peres se sumó a la indignación de Leah Rabin. "Si ésa es la ley, es una ley estúpida. Es un escándalo", declaró airadamente el primer ministro y candidato laborista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de mayo de 1996