La policía tuvo un "fallo lamentable" en Córdoba, según el delegado gubernativo

El nuevo delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado, reconoció ayer que hubo un "fallo lamentable" en la actuación policial tras el atentado perpetrado por ETA en Córdoba el pasado día 20, en el que murió el sargento del Ejército Miguel Angel Ayllón."Fue un fallo lamentable no inspeccionar detenidamente todos los coches que había en el lugar del atentado", dijo Torres. Eso permitió la permanencia de dos vehículos cargados con explosivos durante ocho horas en las calles sin que fueran inspeccionados y sin que se comprobasen las matrículas de los automóviles aparcados en la avenida de Carlos III. No obstante, Torres rechazó que esta situación merezca una denuncia judicial, como pretende la Unión Federal de Policía (UFP), sindicato mayoritario en Córdoba.

Torres también informó ayer de que la Policía Municipal había reconocido a uno de los terroristas, que se encontraba a las 7.20 en el lugar del atentado, pero se negó a facilitar su identidad.

El delegado del Gobierno achacó las deficiencias policiales a los nervios que se "apoderaron de la gente por la explosión previa de una bomba de cinco kilos de amosal oculta en un contenedor de basuras. "Yo también pido eficacia a la policía, pero las cosas a toro pasado son mucho más fáciles", comentó.,

La UFP se ha planteado la posibilidad de querellarse contra el comisario provincial, Antonio Muñoz Rey, y otros jefes de la policía en Córdoba por presunta negligencia en su actuación durante los últimos sucesos provocados por ETA en esta capital. Fuentes de esta formación sindical han asegurado que el primer agente especializado en la lucha antiterrorista llegó al lugar de los hechos a las nueve y media de la mañana, dos horas después de la primera explosión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 29 de mayo de 1996.

Lo más visto en...

Top 50