Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza el juicio por las 46 muertes del accidente de autobús de Torreblanca

El fiscal reclamará dos años de cárcel y tres de privación del permiso de conducir para Rafael Casado, chófer del autobús accidentado en agosto de 1992 en Torreblanca (Castellón) en el que perdieron la vida 46 personas. Casado es el único inculpado en el juicio que hoy comienza en la Audiencia Provincial de Castellón. Los supervivientes del accidente declararán en la vista como testigos a lo largo de los próximos días.El siniestro se produjo a la salida de la autopista A-7 en Torreblanca cuando el autobús siniestrado realizaba clandestinamente el trayecto entre Cataluña y Andalucía. Según el tacógrafo, el autobús circulaba en ese momento a 102 kilómetros por hora pese a la existencia de señales que obligaban a reducir la velocidad sucesivamente a 80, 60 y 40 kilómetros. El conductor perdió el control, y el vehículo se salió de la carretera y volcó.

Los familiares de las 46 víctimas mortales pretendían que el fiscal procesara también al propietario del autobús, el empresario Emiliano Pascual, pero a éste el ministerio fiscal únicamente le imputa la responsabilidad civil subsidiaria, es decir, el pago de las posibles indemnizaciones a los familiares de los fallecidos en el caso de que se condene al conductor.

Sin embargo, antes de que se celebre la vista oral, los ocho heridos en el siniestro y los familiares de 44 fallecidos ya han percibido diferentes indemnizaciones por parte de la compañía aseguradora La Patria Hispana. La semana pasada, familiares de seis de las víctimas recibieron más de 13 millones de pesetas en concepto de indemnización.

La fianza reclamada inicialmente por el titular del Juzgado de Instrucción número 1 fue de mil millones de pesetas. Los perjudicados por el accidente solicitaron que esta cantidad se ampliara a dos mil millones de pesetas, petición que fue desestimada por el juez.

El pasado 29 de abril, la Audiencia Provincial de Castellón realizó una inspección ocular en el lugar donde se produjo el siniestro. La comisión judicial, integrada por el magistrado ponente, José Manuel Marco Cos, y el secretario, Ricardo Álvarez, inspeccionó el lugar de los hechos a petición de la defensa del conductor, que argumentaba que las fotografias tomadas en la fase de instrucción no permitían una observación correcta del estado de la vía.

La defensa reiteró que alegará que el acusado padece "una enfermedad no bien tratada" y que una crisis diabética fue la causante del accidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de mayo de 1996