70 familias de Getafe acusan al Ivima de darles pisos "inhumanos"

Las 70 familias que residen en la colonia que el Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima) construyó hace ocho años en el Sector III de Getafe (144.600 habitantes) conviven a diario con un hedor intenso y difícil de soportar.

La canalización es defectuosa y las aguas residuales de todo el vecindario se acumulan en falsos sótanos, justo debajo de las casas "Es antihigiénico e inhumano resume Sebastián Carrillo, portavoz de los afectados, que se acaban de constituir en asociación de vecinos "para reivindicar unas condiciones de vida más dignas".

Los moradores de estas viviendas son personas de baja renta, muchos de ellos pensionistas, que pagan al Ivima un alquiler acorde con sus posibilidades: entre 600 y 14.000 pesetas. Acusan al instituto madrileño de no haber revisado los pisos antes de entregarlos. "Las mujeres se pasan el día echando lejía", relata Carrillo, "pero, aun así, no hay quien aguante". Una empresa desatrancadora les extrajo recientemente 50.000 litros de inmundicias del sótano, pero cada operación de estas características supone un desembolso de 40.000 pesetas. Demasiado para sus bolsillos.

Lo de las aguas fecales es lo peor, pero no lo único. Una simple inspección ocular de la colonia pone al descubierto cristales rotos, grietas considerables y paredes desconchadas. "Cuando llueve, el agua se nos cuela por todas partes", explican los vecinos. Y la luz eléctrica ni siquiera llega a todas las habitaciones. El director gerente del Ivima, Juan José Franch, reconoció desconocer el problema de las aguas residuales -"la primera información es la que nos facilitan ustedes", dijo-, aunque se comprometió a "arreglar lo que haya que arreglar, pese a que no siempre se haga con la prontitud que uno quisiera". Franch advirtió que a veces son los propios vecinos quienes no se esmeran en el' cuidado de los inmuebles, pero matizó: "Me da la sensación de que éste es un caso de construcción defectuosa".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS