Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y CiU cierran el pacto para que Aznar sea investido como jefe del Gobierno

Han sido necesarios casi dos meses y tres entrevistas personales, rodeadas del máximo secreto, entre José María Aznar y Jordi Pujol. Anoche, por fin, Partido Popular y Convergència i Unió sellaron el pacto que permitirá que el presidente del PP se convierta en el jefe del Gobierno y se ponga fin a 13 años de gestión socialista. El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, manifestó ayer que el objetivo del acuerdo es garantizar "la gobernabilidad" y que, en principio, "es para toda la legislatura". El acuerdo, cuyo texto no se difundió ayer, deberá ser ratificado el domingo por las direcciones de PP, Convergència y Unió Democrática.

El calendario para la investidura del nuevo presidente del Gobierno será fijado tras las reuniones de las direcciones de los tres partidos. El pleno parlamentario se celebrará los próximos 3 y 4 de mayo, o será retrasado hasta los días 6 y 7. Ayer CiU se inclinaba por la primera opción.El aspecto más destacado del acuerdo es el establecimiento de un nuevo sistema de financiación autonómica,. que supone una profundización en la responsabilidad fiscal de las comunidades. El PP ha aceptado elevar del 15% al 30% la cesión del IRPF. Además, el acuerdo recoge la profesionalización total del Ejército en un plazo de cinco años, la desaparición de la figura de los gobernadores civiles y el compromiso de la cesión de las competencias de Tráfico.

Las tres entrevistas entre Aznar y Pujol allanaron el camino para el pacto, aunque el peso de la negociación correspondió a Rodrigo Rato, por el PP, y Joaquim Molins, por CiU. Pujol y Aznar consumieron más de 14 horas de conversaciones secretas, a las que hay que sumar numerosos contactos telefónicos.

Horas antes de que el acuerdo fuera sellado, Pujol justificaba el apoyo a la investidura de Aznar como una oportunidad para que la derecha "demuestre si sabe gobernar". De momento, comentó con varios intelectuales, Aznar tendrá un margen de confianza de un año. Esta afirmación fue luego desautorizada y matizada así por Pujol: "Ningún nuevo Gobierno puede ser juzgado hasta pasado un año".

Páginas 15 a 18

Editorial en la página 12

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de abril de 1996

Más información

  • Jordi Pujol apuesta por un acuerdo que se prolongue a lo largo de toda la legislatura