Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las calculadoras siguen todavía funcionando en Las Margaritas

Las calculadoras siguen funcionando. Las matemáticas otorgan al Getafe alguna remota posibilidad de salvación, gracias a la victoria de ayer ante el Extremadura, y los aficionados se agarran a lo que pueden. Pero sigue siendo una misión casi imposible. Siete puntos, separan al Getafe de su sueño, y quedan cuatro jornadas de Liga, es decir, 12 puntos por disputar. Es muy difícil que se produzca la serie de carambolas necesarias para evitar el descenso, pero el equipo madrileño tiene que agarrarse a las más favorables de las hipótesis.La victoria de ayer insufla optimismo. El Getafe, una vez más, demuestra que le resulta casi más fácil ganar a los grandes que a los compañeros de furgón de cola -dos de los grandes le esperan en el camino-. Pero sus posibilidades reales se juegan en gran medida esta semana.

El partido de la próxima jornada es clave: el equipo de Duque visita al Athletic B, uno de sus acompañantes en el furgón de los candidatos al descenso. Cinco puntos separan a estos dos equipos en la tabla, por lo que el choque adquiere dimensiones dramáticas para el conjunto madrileño. Si se gana, se mantiene viva la llama de la esperanza,

En esa misma jornada, el Écija visita al Alavés; el Sestao, al Almería, y el Éibar recibe al Barcelona B. Un pinchazo de estos tres equipos combinado con una victoria getafense podría aclarar el panorama.

En las tres jornadas siguientes, el Getafe recibe en casa al Badajoz, visita al Éibar y termina la temporada jugando en Las Margaritas ante el Mallorca. El calendario no es favorable, ni mucho menos, pero tampoco lo es el del resto de sus rivales. El Geta, en cualquier caso, necesita que todos estos equipos se hundan para salvar el pellejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 1996