Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVA LEGISLATURA

CiU rechaza por insuficiente la propuesta del IRPF del PP, aunque admite que es "seria"

Convergencia i Unió (CiU) rechazará la fórmula propuesta por el Partido Popular (PP) sobre financiación autonómica, que prevé la cesión del 30% del IRPF, aunque admite que es el primer documento serio que recibe de los conservadores en esta materia. El presidente del Ejecutivo catalán, Jordi Pujol, adelantó ayer su regreso desde Berlín (Alemania) para reunirse con sus más estrechos colaboradores del Gobierno y la coalición nacionalista para estudiar la respuesta. Fuentes próximas al Gobierno catalán consideran que la propuesta de los conservadores supone sólo unos 45.000 millones de pesetas adicionales, una cantidad, todavía lejana de los 140.000 millones que constituyen el montante más moderado de sus pretensiones.

La propuesta del Partido Popular, que se aplicaría sólo a las comunidades del artículo 151 (de vía rápida: Andalucía, Canarias, Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia), prevé la cesión a las autonomías del impuesto sobre la renta (IRPF) por una doble vía. Por una parte, las comunidades recibirían el 15% de la cuota del IRPF recaudada con las limitaciones actuales, y por otra, el 15% de la tarifa. Esta fórmula compleja, publicada ayer por La Vanguardia, se aproxima al 30% de la cuota y no está lejos del 40% pedido inicialmente por CiU sobre este punto.Los nacionalistas consideran importante hacer dos modificaciones sustanciales a la propuesta del PP. Primero, eliminar los topes actuales a la cesión del 15% de la cuota. En el sistema actual el crecimiento de la recaudación del IRPF (el llamado "esfuerzo fiscal") en algunas comunidades es superior al crecimiento de la economía (crecimiento normativo: producto interior bruto más inflación).

Ello representaba para comunidades como Cataluña una compensacion importante, ya que significaba un incremento de los ingresos de una forma progresiva. Los topes fijaban un punto intermedio y, por tanto, sólo podían beneficiarse de una parte de su mayor esfuerzo fiscal. La Generalitat considera sustancial eliminar este tope, que puede suponer más de 10.000 millones el primer año.

La segunda modificación hace referencia a la cesión del 15% de la tarifa del IRPF. En este caso, la propuesta de los conservadores supone la cesión lineal del 15% de la tarifa media española, mientras que el Estado conserva la progresividad del impuesto en la parte restante. Los nacionalistas entienden que ello puede suponerles también un perjuicio.

Su argumento es como sigue. Para una tarifa media española del 16%, la cesión del 15% significaría 2,4 puntos de la tarifa. Pero el mismo porcentaje, aplicado a una comunidad con una tarifa media del 19%, como es el caso de Cataluña, dejaría a esta última en inferioridad comparativa respecto a una comunidad con un esfuerzo fiscal inferior.

Es difícil, señala una fuente próxima a las negociaciones, hacer entender a un contribuyente catalán que el 12% (2,4 puntos del 19%) de lo que paga se queda en Cataluña, mientras que en otra comunidad que paga menos se queda un porcentaje mucho mayor, del 17% por ejemplo (2,4 puntos del 14%).

CiU quiere que la cesión sea también proporcional en vez de lineal, como ha propuesto el PP, lo que equivaldría en la práctica a la cesión del 30% de la cuota y sin topes.

Otro punto importante de discrepancia es el de la igualación de los recursos por habitante. CiU presentó en la reunión con los. conservadores una propuesta con dos planteamientos. Por una parte, pedía igualación con todas las comunidades no forales. Se tomó como ejemplo Extremadura, haciendo una simulación con el gasto de Educación que recibe del Ministerio.

Recursos por habitante

Ello significaba que Cataluña debería recibir unos ingresos complementarios de 180.000 millones para equiparar sus recursos por habitante a los de Extremadura. Si se aplicaba el modelo a todas las comunidades los recurso! necesarios ascienden a unos 700.000 millones.

El otro planteamiento preveía una igualación de los recursos por habitante, pero sólo con las comunidades del artículo 151. En este segundo supuesto, Cataluña necesitaría unos 140.000 millones para equiparar sus ingresos per cápita, y para todas las autonomías del 151 se precisarían unos 300.000 millones.

Este segundo escenario es el más realista, pero está todavía lejos de los 45.000 millones de pesetas que significa la fórmula de cesión del IRPF propuesta ahora por el Partido Popular.

Las otras reivindicaciones pendientes de los nacionalistas catalanes que pueden contribuir a reducir las distancias entre las cantidades reclamadas y las que prevén ceder los conservadores se refieren a la cesión de una parte del impuesto sobre el valor añadido (IVA) y a los impuestos especiales.

En el caso del IVA, los propios nacionalistas reconocen que existen dificultades técnicas, pero señalan también qué, si se puede aplicar en otros países como la República Federal de Alemania, también se puede aplicar en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de abril de 1996

Más información

  • La oferta del Partido Popular prevé un trato distinto para comunidades de vía rápida y lenta