Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere a los 56 años la periodista radiofónica Encarna Sánchez

La popular presentadora falleció de cáncer

Encarna Sánchez, de 56 años, directora y presentadora del programa radiofónico Directamente Encarna, de la COPE, falleció a última hora del viernes en su domicilio de Madrid a consecuencia de un cáncer en la garganta, que sufría desde hacía años. Había recibido tratamiento en diversos centros españoles y en una prestigiosa clínica de Suiza. Ayer, sus restos fueron incinerados en el cementerio de la Almudena en una ceremonia íntima, por expreso deseo suyo.

Sólo sus más íntimos amigos, como los cantantes José Vélez, Marujita Díaz, Paquita Rico y Encarnita Polo, los periodistas Jose María García, Antonio Herrero y Jaime Peñafiel, y los directivos de la COPE se acercaron hasta la capilla ardiente instalada en el tanatorio de la M-30 para decirle adiós. También acudió el alcalde de Madrid, José María Alvarez del Manzano. Todos destacaron la vitalidad de la periodista hasta el último momento.Durante seis años, Encarna Sánchez fue la reina de la noche en la radio; su éxito en los años ochenta se convirtió en un fenómeno social. Desde hacía dos meses, ya no presentaba su programa. Sus cenizas serán esparcidas sobre el mar, en Marbella.

Nacida en Carboneras (Almería) en el seno de una familia de militares, Encarna Sánchez comenzó su dilatada trayectoria profesional en los años sesenta. Su primera incursión periodística fue en Radio Almería, desde donde dio el salto a Radio Juventud de Madrid. Más tarde se incorporó a La Voz de Madrid con el programa Esto es España, señores. Poco después puso en antena en la cadena REM El club de los oyentes.

En 1970 viajó a México, entrando en el mundo de la televisión con el espacio Misión cumplida. Después de recorrer varios países latinoamericanos se afincó en Santo Domingo, donde produjo y presentó el programa televisivo La noche del sábado. En la ABC estadounidense se especializó en la producción de programas. En 1974 se casó en Los Angeles, pero su matrimonio fracasó. En 1977 se divorció.

Su salto a la popularidad en España llegó en 1978 en Radio Miramar de Barcelona con Encarna de noche, programa con el que abrió los micrófonos a los ciudadanos de la noche. Camioneros y taxistas fueron sus seguidores más fieles. Ella misma se consideraba una persona "que arrastra a las masas"; y, de hecho, sus programas se caracterizaban por cierto tono mesiánico.

En 1983 se trasladó con su espacio a la COPE. Un año después, la cadena decidió incorporarlo a la emisión de tarde con un nuevo título: Directamente Encarna, desde el que la periodista obtuvo durante años el liderazgo de audiencia en su franja horaria. "Si no eres el número uno no eres nadie" era su lema. Consciente de la dificultad de alcanzar la cumbre declaró: "Para llegar a lo más alto hay que aguantar descalificaciones, cotilleos y zancadillas".

En 1990 compaginó su programa radiofónico con ... Y ahora Encarna, espacio de entrevistas realizado para la incipiente Antena 3 TV. Esta incursión televisiva estuvo salpicada por la polémica. La entrevista al narcotraficante arrepentido Ricardo Portabales disparó las críticas. Paralelamente, la audiencia bajó del 21% de cuota de pantalla al 5,6%. La periodista estuvo a punto de arrojar la toalla, retirarse de la profesión e irse de España a consecuencia de las fuertes críticas recibidas. Declaró estar harta de "carroñeros, mediocres y vendidos".

Hizo sus pinitos como actriz y en México obtuvo el premio a la mejor actriz femenina por la obrá de teatro Esta monja, no. En el terreno de la comunicación obtuvo tres premios Ondas -el último en 1993-, la Antena de Plata, la Cruz al Mérito Civil y la Encomienda de Cisneros.

Los temas de interés humano fueron el referente de su trabajo radiofónico. La clave de su éxito era, según confesó, "una personalidad muy compleja, que a veces era valiente y otras dulce y tierna". "Lo mío es una fuerza de la naturaleza, una insultante personalidad, y eso hay que decirlo", declaró en una entrevista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de abril de 1996