Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves reorganizará el Gobierno andaluz para dar entrada al PA

Manuel Chaves y Alejandro Rojas-Marcos firmaron ayer un principio de acuerdo para garantizar la estabilidad política e institucional de la comunidad hasta el año 2000. El documento evita intencionadamente la palabra coalición, aunque se da por hecho que el Partido Andalucista entrará por primera vez en sus 31 años de historia en el Gobierno andaluz. La concreción del pacto se hará una vez que Chaves decida reorganizar las 11 consejerías. Los andalucistas insisten en la de Cultura, mientras que en el PSOE son cada vez mayores las resistencias a cederla.Socialistas y PA ensayarán por primera vez un nuevo modelo de gobierno en la comunidad. Será casi con toda seguridad una coalición y, además, entre dos partidos cuyas relaciones han estado presididas por las tensiones, al disputarse un espacio ideológico compatible. Chaves no dudó ayer en calificar el acuerdo de estabilidad de "histórico", mientras que el andalucista Rojas-Marcos deseó que a partir de ahora se normalicen las relaciones entre los dos partidos, las cuales, según admitió, podían haber cuajado en "fobias". La firma de los dos folios del preconvenio se realizó en una sala de la Cámara autonómica en un ambiente de expectación y solemnidad.

En el preacuerdo de estabilidad ambos partidos manifiestan su "voluntad común de alcanzar un pacto de gobierno, sobre la base de un acuerdo programático" y a apoyar la investidura como presidente de la Junta de Manuel Chaves.

Lo que aún está por despejar es qué consejería ocuparán los andalucistas y si serán una o dos. Todo está pendiente de la reoganización que decida hacer Manuel Chaves. El PSOE le ha ofrecido al PA tres departamentos: Comercio y Turismo; Agricultura y Pesca; y Cultura. Los andalucistas ya han dicho que no quieren saber nada de la política agrícola. Las inversiones de esta convienen determinadas por la Política Agraria Comunitaria que diseña la Unión Europea. Su margen de maniobra estaría, pues, muy limitado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de marzo de 1996