El textil alemán se acoge al pacto por el empleo, que cuestiona el metal

La industria textil alemana firmó ayer el primer convenio colectivo según los principios del pacto para, el empleo: el sindicato acepta una subida salarial del 1,5%, la misma que la inflación, y los empresarios se compromenten a mantener el nivel de empleo y a no despedir. Al mismo tiempo, patronos del metal declaran "muerto" el pacto para el empleo en su forma original y realizan contrapropuestas para reducir un 20% los costes salariales.Por primera vez, cinco meses después de haber sido presentado por el sindicato IG Metall, una rama productiva, la industria textil, ha firmado un convenio que afecta a 225.000 asalariados y responde a los principios de mantenimiento del nivel de empleo. El acuerdo deja la puerta abierta para que las empresas en dificultades suspendan la subida salarial durante un año, a cambio de no despedir a nadie.

Enfrentamiento en el metal

Entre trabajadores y empresarios del metal, la lucha social se ha enconado aún más en torno al pacto para el empleo. El futuro presidente de la patronal metalúrgica, Werner Stumpfe, se permitió ayer en Bonn extender el certificado de defunción al pacto para el empleo y presentó al mismo tiempo un panorama desolador sobre el futuro del ramo. Según Stumpfe, resulta imposible que la industria metalúrgica se comprometa a crear este año 100.000 puestos de trabajo y lo más probable es que ocurra exactamente lo contrario: "En el metal la amenaza es que desparezcan este año 100.000 empleos".

El dirigente patronal lanzó una propuesta para reducir un 20% los costes salariales. Para ello, sindicatos y empresarios tienen que comprometerse a bajar un 5%, otro 5% le tocaría al Gobierno con una reducción de las tarifas por prestaciones sociales y el 10% restante se conseguiría a base de una mayor racionalización del trabajo. Los empresarios reclaman más flexibilidad y poner fin a una situación que consideran perversa y que hace que trabajadores enfermos o de vacaciones ganen más que los que trabajan. Hasta ahora se calcula sobre el salario efectivo cobrado lo que se gana en caso de enfermedad o vacaciones. Por eso, si en la semana anterior se trabajaron horas extras, el salario en tiempo de vacaciones o enfermedad puede superar al que cobran los que trabajan. Proponen además los patronos una mayor flexibilidad y trabajar los sábados sin cobrar un sobresueldo.

Las declaraciones del dirigente de la patronal han sido rechazadas por el portavoz de¡ sindicato IG Metall, Joerg Barczynski, que las calificó de "palabrería hueca". Argumentó que mientras la patronal da por muerto el pacto para el empleo, algunos sectores del ramo negocian bajo sus principios y la industria textil firmó un convenio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción