Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expertos ligados al PP creen que no habrá las reformas precisas para la moneda única

La situación creada tras los resultados. electorales del pasado domingo impedirá a un Gobierno débil adoptar las medidas necesarias para que España forme parte de la moneda única europea desde el primer momento. Incluso la solución de un gran acuerdo nacional que permita avanzar en esa dirección es vista con escepticismo. El panorama es así calificado de "extremadamente difícil" por los expertos consultados, en especial, los ligados al PP. Otros, sin embargo, apuntan que la situación de déficit e inflación es un buen punto de partida para que la incertidumbre política no haga un daño irreparable. El PSOE se muestra incluso favorable a apoyar las medidas necesarias para que España cumpla los criterios de convergencia.

Entre los expertos relacionados con el PP, los resultados electorales son analizados con un fuerte pesimismo. José Luis Feito, de Asesores Bursátiles y ministrable, "se abre un panorama de profunda incertidumbre que va a durar dos o tres años, sin descartar elecciones anticipadas". Si antes de las pasadas elecciones "dudaba de si el nuevo Gobierno iba a poder llevar a cabo las reformas que necesita la economía española, ahora lo creo mucho menos", añade Feito.Ya no es sólo, en su opinión, que España sea o no capaz de estar entre los países que formen la moneda única en 1999, el problema es "que la debilidad de la economía española se va a acentuar y el paro seguirá creciendo", explica José Luis Feito. "No veo salida", añade, "e incluso la posibilidad de un gran pacto nacional con la participación del PSOE no dará resultados". En su opinión, el ahora principal partido de la oposición puede estar de acuerdo en los grandes enunciados, pero a la hora de descender al detalle, no dudará en utilizar las medidas. que se adopten como arma arrojadiza.

Situación ingobernable

Todavía peor es el panorama que pinta el catedrático Alberto Recarte, a quien se le atribuye una influencia muy directa en José María Aznar. "La situación es muy ingobernable", afirma Recarte. La economía española, añade, "está más débil y el déficit público, sin las reformas necesarias, se pondrá este año en el 7%". Recarte no ve "las bases de un pacto" ya que todos los partidos "están de acuerdo con la convergencia pero luego se niegan a aplicar las medidas necesarias". Las teorías de Recarte y Feito están en la. línea de Miguel Boyer.

Jorge Sevilla, director del gabinete del ministro de Economía en funciones, Pedro Solbes, resalta por el contrario que la situación de la economía es buena y anticipa que tanto el déficit público como la inflación en el mes de febrero seguirán descendiendo. Sevilla se muestra muy partidario de un gran pacto nacional ya que "todos los grupos políticos tienen un punto en común que es cumplir con Maastriclit". En esa medida y "dado que con o sin España va a haber moneda única el 1 de enero de 1999, merece la pena que se pongan de acuerdo para hacer un esfuerzo que, por otra parte, es perfectamente asumible".

El presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio ' Guillermo de la Dehesa, insiste en que la economía española no se puede permitir el lujo de perder, un año en el camino hacia la moneda única. "Vamos a vivir en un mundo de pactos políticos y soc:iales", explica De la Dehesa para quien ello es positivo "porque, si bien las medidas no serán tan. duras, al menos existirá la garantía de que las adoptadas se van a poner en marcha". Los partidos, añade De la Dehesa, "saben que este país no se puede echar a perder por falta de acuerdos cuando existe un amplio consenso en la necesidad de cumplir los objetivos de convergencia".

El Círculo de Empresarios, en un comunicado emitido ayer, hace por su parte "una llamada a la responsabilidad de todos los partidos para anteponer a sus propios y legítimos intereses el interés común de la gobernabilidad de España, lo que les debe llevar a cooperar en la tarea común de la-gobernabilidad". Si ese acuerdo no se produce, "las consecuencias pueden ser imprevisibles".

Esta organización empresarial, que ha abogado abiertamente por la necesidad de recortes sociales para conseguir la moneda única, seña a como tareas prioritarias del nuevo Gobierno la convergencia y la creación de empleo. Para ello es necesario, según el Círculo, "reducir el déficit, controlar el gasto público, dotar de eficacia a las distintas administraciones públicas, mejorar el modelo de financiación autonómica, revisar la fiscalidad y liberalizar todos los mercados".

Un pacto difícil

Entre los partidos políticos, la diputada del PSOE, Mercedes Aroz, apunta que 1a economía española tiene unas 'bases muy sólidas" y ello ha sido posible "a pesar de la crisis política del pasado año". Desde la oposición, añade, "vamos a apoyar que los objetivos de convergencia se consigan". Para Francisco Frutos, de Izquierda Unida, no habrá problemas en conseguir ese pacto por parte de las demás fuerzas políticas ya que "Aznar va a hacer una política continuista y no va a adoptar medidas duras porque tiene que gobernar con los votos de mucha gente, no sólo de los millonarios". Rodrigo Rato y Cristóbal Montoro, del PP, no respondieron ayer a las llamadas de este periódico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de marzo de 1996

Más información

  • El PSOE apoyará medidas que permitan alcanzar la convergencia