El ordenador cambiará el concepto de la televisión en pocos años

La cibercasa, preparada para que sus habitantes tengan en ella una teleexistencia y usen para vivir y trabajar el ordenador y la televisión ya es una realidad al alcance de los arquitectos. AI menos así lo explican especialistas, como Richard Coyne, de la Universidad de Edimburgo, en el marco del festival Imagina, una ventana abierta al futuro en la ciudad de Montecarlo. Dentro de poco, el concepto de realización televisiva podría cambiar también drásticamente, hasta el punto de que sería posible modificar los programas desde el ordenador.

En esa casa del cercano 2000, la realidad visual, con todo tipo de acción y suspense, se puede fabricar en la sala de montaje y esa sala es la pantalla del ordenador personal. Las mesas de edición se reducen drásticamente y los decorados pueden inventarse a golpe de clic. Los presentadores pueden dialogar con dibujos animados y hablar con el telespectador, los personajes pueden ser envejecidos y rejuvenecidos a placer y los efectos especiales son un juego de niños.El guionista vuelca las ideas en el ordenador y el realizador es un informático mago del ratón. Más de 70 empresas demuestran en este foro internacional de Montecarlo que la producción de programas sigue por este camino de alta velocidad.

John Lasseter, el creador de Toy Story, el primer largometraje de animación digital, con imágenes en tres dimensiones, afirmó ayer en Imagina que "reflejar con fidelidad en una pantalla los sueños de los pensamientos hurrianos es pan comido".

Acortar el tiempo

A él y a su equipo en Disney y Pixar les llevó cinco años lograrlo, pero cree que ese tiempo se acortará a velocidad del rayo. Tanto para su uso en cine como en televisión, el ordenador lee los movimientos humanos, hasta la tensión de los músculos y el esfuerzo de la respiración en un modelo vivo o esculpido en arcilla o plástico. Unos emisores y un lápiz sensor hacen el milagro. Las luces y los colores también pueden fábricarse desde la pantalla, pero sobre la base de datos reales. Como expuso Lasseter, la realidad aún es imprescindible. "Lo que yo y otros muchos hacemos es combinar el arte con la tecnología", dijo.Por otra parte, en el marco de Imagina se ha puesto en marcha una experiencia piloto de un canal de televisión a través del Internet. Lo hace Canal + con Piezas y la firma TV Teknoland. La programación incluye cortometrajes de animación en tres dimensiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 22 de febrero de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50