"Mi hijo es un mentiroso dice el padre del testigo del 'caso Susana'

Antonio Moreno, de 21 años, el ya ex recluso de Guadalajara que testificó haber visto cómo mataban a Susana Ruiz, fue interrogado ayer tarde, por tercera vez, por la juez Ana Ferrer, instructora del caso. Moreno, excarcelado el sábado, deberá volver al juzgado, por cuarta vez, el próximo martes. Moreno se ratificó ayer en lo que ya había dicho antes a la juez; es decir, que Susana fue asesinada por el hijo de un policía y el de un senador, y que él presenció el crimen. "Mi hijo es un mentiroso" opone su propio padre.

Antes de que le llamase la juez Ferrer, que ayer estaba de guardia, Moreno habló con la emisora Onda Madrid. Entre otras cosas, declaró que seguía amenazado por sus antiguos compañeros del grupo ultra Bases Autónomas -organización a la que, según él, pertenecen también los hijos de las personas relevantes antes aludidas- Y como prueba de que esta banda cumple sus amenazas, aseguró que los rapados, para asustarle y que no hablase, habían degollado a su perra y agredido a su madre y a una hermana de 10 años. "Todo eso es mentira", afirmó ayer a este periódico Antonio Moreno Naranjo, su padre, de 43 años.Los padres del ex recluso están separados, pero trabajan en el mismo sitio, el Instituto Nacional de Técnicas Aeroespaciales, de Torrejón, y se ven todos los días. "Quien anoche [el día 21, miércoles] le pegó a mi ex mujer, fue él, a las ocho y media de la tarde", aclaró el padre. "Le pegó para que le diese 5.000 pesetas para droga; y su hermana, de 10 años, sufre psicosis cada vez que oye hablar de él". Este periódico comprobó in situ que la perra sigue viva en los alrededores de la vivienda familiar, en Torrejón de Ardoz. Algunas de sus vecinas hablan de él como un chico "muy inteligente" y no menos "peligroso". Su padre está de él hasta "el gorro", confiesa. Asegura que en los dos últimos años su hijo ha andado "por ahí" y que no sabe bien "lo que ha hecho ni con quién se ha juntado". Pero, "en mi opinión", subraya, "es un fabulador con afán de protagonismo".

dre cuenta una de las mentiras más gordas" que recuerda de su hijo: "Cuando estaba en el instituto, hace años, les dijo a los profesores que sus padres -yo y mi ex mujer habíamos muerto, y que por eso no asistíamos a las reuniones" . "No me creo la mitad de lo que dice; a mí me ha engañado más de cincuenta mil veces ...".

El padre mostró ayer a este periódico tres folios redactados por su hijo en la cárcel y firmados. En los ocho puntos que contiene el escrito, su hijo relata el supuesto crimen de Susana Ruiz (la versión oficial indica que la chica falleció de muerte natural) y ofrece los nombres de los dos presuntos ultras que, según él, la mataron.

Sin titubeos

El padre está convencido de que todo es mentira. Pero, por prudencia, porque no le ha visto en los dos últimos años, sólo se atreve a desmentir, sin titubeos, el punto número 8 del escrito, que dice: "( ... ) No quiero que mis próximas declaraciones traigan consecuencias violentas hacia mi familia, como ya sucedió cuando hice mi primera declaración ( ... ) que miembros de BB AA [Bases Autónomas] propinaron sendas palizas a mi madre y a mi hermana de 10 años (de estas palizas adjunto informe médico)".

"La verdad", asegura el padre, "es que es él quien maltrata a su madre, y todo por la droga; le hemos puesto cinco denuncias en la policía de Torrejón. Pero la policía nos dice que, mientras no haya sangre, no puede hacer nada. ¿Qué justicia es ésta ... ?", se lamenta. Sobre el caso de Susana Ruiz, el padre confiesa que hace meses, cuando su hijo estaba en Carabanchel, le comentó que sabía quién la había matado; "pero yo no me creo nada".

El cadáver de Susana Ruiz será exhumado el miércoles día 28 en Palacios de la Sierra (provincia de Burgos) y trasladado a Madrid, donde le será efectuada una segunda autopsia el día 29.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de febrero de 1996.