Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierta en Alicante una red de fraude a inmigrantes

Una docena de empresarios agrícolas del campo de Elche y la Vega Baja han sido interrogados por la policía de Alicante por su posible vinculación con una operación de fraude a gran escala cuyas víctimas son inmigrantes del Magreb, procedentes principalmente de Marruecos. Según informó ayer el gobernador civil de Alicante, Rafael García de la Riva, hasta el momento son 100 los magrebíes que han denunciado el cobro de comisiones por simular contratos eventuales que posibilitaban su llegada a España, en situación irregular.De momento, las denuncias Iniplican al empresario de 31 años J. M. T. A., que ingresó el asado miércoles en la prisión de Fontcalent por orden de un juez de Elche. El detenido cobró entre 100.000 y 250.000 pesetas a numerosos inmigrantes a cambio de falsear una contratación eventual. El negocio, en esta ocasión, alcanzó los 9 millones de pesetas, de los que se han podido recuperar siete en metálico y bienes adquiridos con el fruto de la estafa.

García de la Riva no descartó ayer que en los próximos días se produzcan nuevas detenciones, aunque insistió en que es "indispensable" la colaboración de los estafados, a los que invitó a superar el temor a ser expulsados de España y a denunciar a los empresarios con los que contactaron. "Se puede regularizar su estancia en el país de otras formas, y nuestra obligación, es perseguir el delito", señaló el gobernador. El montante global de la estafa se desconoce por el momento. El gobernador ha ordenado que sean investigados todos los empresarios que hayan reclamado a más de, dos inmigrantes de países no comunitarios a través del programa Contingente 95, que establece cuotas de importación de mano de obra. El empresario encarcelado presentó 386 solicitudes.

La posibilidad de que la denuncia conlleve su repatriación (no descartada por las autoridades), dificulta la investigación. Estafados o no, los magrebíes prefieren permanecer en España, aunque sea ilegalmente, antes que regresar a un país que no les ofrece posibilidades de mejorar su situación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de febrero de 1996