La 'huelga' de jueces atasca 3.400 causas

La decisión de los jueces de primera instancia de Madrid de lentificar el registro y posterior reparto de las causas que llegan a la plaza de Castilla se ha traducido ya en una montaña de papeles. Los huecos de las cuatro paredes y mobiliario de la oficina de reparto civil del decanato (donde los abogados y procuradores entregan sus demandas y escritos dirigidos a los jueces) acumulaban el viernes alrededor de 3.400 asuntos sin repartir.Los jueces ni siquiera los han hojeado aún, a pesar de que en algunos de ellos hay en juego muchos millones de pesetas. Casi la mitad de los escritos o demandas entregados el pasado viernes en el decanato no sé repartirán hasta dentro de dos semanas, como mínimo y con suerte. Hoy, por ejemplo, está previsto que se distribuyan a los juzgados las causas que llegaron el 23 de enero, según fuentes judiciales.' Y el atasco seguirá engordando.

Más información

Esta situación es fruto del acuerdo que adoptaron el pasado 1 de diciembre los 65 jueces (le primera instancia de Madrid -que tramitan suspensiones (te pagos, quiebras, litigios relacionados con arrendamientos, divorcios, impago de hipotecas, subastas de pisos...- Hartos del colapso casi generalizado que dicen sufrir en sus juzgados, se reunieron en junta de jueces y acordaron lentificar la tramitación de un 30% de los procedimientos que llegasen al decanato.

El acuerdo, que entró en vigor el 14 de diciembre, consistía en paralizar 24 horas un 30% de los procedimientos, y sólo dar curso al 70% restante. Sólo se tramitarían sin dilación los casos urgentes. En teoría, el retraso debería ser de 24 horas. Pero lo cierto es que la demora, incluso para un porcentaje superior a ese 30%, se acerca ya a las dos semanas.

Los jueces de lo civil, que tienen inundados de procedimientos sus juzgados, buscaban de esta forma dar un pequeño respiro a sus estanterías. "Lo mismo da que- el procedimiento espere abajo, en la oficina de reparto civil, que arriba, en el juzgado", comentó entonces un magistrado a este periódico.

La secretaria general del juzgado, María José Gandásegui, dio orden el viernes para que los asuntos recibidos en los últimos días esperen su turno en los archivos de la plaza de Castilla y no en el suelo. o huecos de la oficina de reparto, como hasta entonces, para descongestionar el lugar y evitar extravíos.

A esta lentificación, sólo escapan los asuntos urgentes -interdictos ' medidas provisionales derivadas de separaciones conyugales, suspensiones de pagos o quiebras, entre otros que figuran en una listado confeccionado al efecto...-

Las quejas por la situación no se han hecho esperar, pues hay casos excluidos de la lista que, por una u otra causa, también requieren decisiones judiciales urgentes. Por ejemplo, un hombre separado ha pedido al decanato que incluya su caso como urgente y lo reparta sin dilación. Alega que se marcha a vivir a Malasia dentro de unos días y que, antes de marcharse, necesita que el juez resuelva una cuestión sobre su situación conyugal. Y no es el único caso. Hasta el Real Madrid ha pedido celeridad para tramitar un asunto judicial que no se consideró urgente.

El decanato suele atender todas las peticiones; y si tiene dudas sobre su urgencia, las remite al vicedecano de los juzgados de primera instancia, el magistrado Alvaro Lobato, para que resuelva si se tramita sin dilación o debe esperar como las otras. El Ministerio de Justicia se comprometió a crear cuatro nuevas salas este año

Los juzgados de lo civil llegan a recibir al día hasta 450 pleitos para resolver

El atasco se está viendo favorecido, además, por el aumento del índice de litigios en estas primeras semanas del año. "Hay épocas, como ésta, más proclives a los pleitos", aseguraba el viernes una funcionaria de la oficina de reparto. La media diaria de asuntos que llega a los juzgados es de 350. "Ahora hay días en los que incluso registramos casi 450", señala esta funcionaria.

Este aumento es la causa del retraso de dos semanas a la hora de repartir las demandas o escritos. Pero 15 días de demora no es nada: cuando el asunto llegue por fin al juzgado correspondiente la espera puede resultar agobiante. Ahora mismo, las estanterías de los propios juzgados cobijan asuntos que llevan años esperando una sentencia. En 1995, los 65 juzgados civiles de Madrid acogieron 80.000 nuevos asuntos.

Los jueces culpan del atasco a la ley que regula el procedimiento civil, que tildan de obsoleta, y entienden que la única solución es crear más juzgados. El secretario general del Ministerio de Justicia e Interior, Fernando Escribano Mora, se entrevistó en diciembre con la juez decana, Manuela Carmena; el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, José Mateos, y el juez Álvaro Lobato.

Escribano se comprometió a crear cuatro o cinco juzgados más, especializados en quiebras y suspensiones de pagos, para el segundo semestre de 1996. La idea es enclavar tales juzgados en un edificio que Justicia posee en la actualidad en los aledaños de la puerta del Sol., Pero mientras se crean o no esos juzgados, la montaña de asuntos sigue creciendo en la oficina de reparto civil de la plaza de Castilla. Igual que las quejas o peticiones de celeridad.

Agobio en Fuenlabrada

El agobio también afecta a otros juzgados de la provincia. El Consejo General del Poder Judicial ha tenido que intervenir en Fuenlabrada (160.000 habitantes) para paliar el excesivo trabajo que soportan los cinco juzgados de esta ciudad: ha enviado varios jueces de apoyo para ayudar en sus tareas a los titulares, informa Luis Fernando Durán. Pero son insuficientes para absorber tanto trabajo, según indican los jueces de Fuenlabrada. "Los juzgados se han quedado pequeños para el volumen de diligencias que genera la ciudad", agregan los funcionarios.

Los responsables de la Policía Nacional corroboran la difícil tarea de los magistrados. "Los jueces y funcionarios trabajan sin parar debido a que el número de delitos se ha multiplicado, no así los juzgados", señaló un portavoz.

Según los funcionarios de Justicia de Fuenlabrada, se necesitan como mínimo tres nuevos juzgados. "Una ciudad como Fuenlabrada, con tal número de diligencias y conflictividad, no puede aguntar con cinco juzgados".

El Ayuntamiento de Fuenlabrada va a realizar gestiones para que se creen tres nuevos juzgados de primera instancia que estrenarían el Palacio de Justicia proyectado por el Consistorio en el nuevo edificio municipal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 04 de febrero de 1996.

Se adhiere a los criterios de