Las 54 plantas de las torres de KIO siguen vacías cinco meses después

Dos colosos que se saludan a la japonesa esperan inquilinos en la plaza de Castilla. A pesar de que el Tribunal Supremo bendijo urbanísticamente las torres de Puerta de Europa (cuya construcción se paralizó durante casi dos años por la suspensión de pagos de KIO) y de que los edificios se terminaron hace cinco meses (aunque siguen con obras de remate), su entidad gestora, Produsa, no ha conseguido todavía alquilar ni un solo metro de oficinas.Cuando se conoció la sentencia del Supremo favorable a los intereses de los propietarios (fundamentalmente los acreedores de KIO: Fomento de Construcciones y Contratas [FCC], Caja de Madrid y Banco Central Hispano), el gerente de Produsa, José Cervigón, preveía que en octubre pasado ya tendría un 40%,de la superficie comercial ocupada.

En aquel momento ya había volado el primer cliente interesado en instalarse en las torres (de 27 plantas y 103 metros cada una). Airtel arguyó la negativa del promotor a permitir la instalación de un gran cartel en una de las fachadas para volar al parque empresarial de La Moraleja. "Si Airtel no se hubiese ido, una de las torres estaría abierta ya", señala Cervigón. Apuraron la construcción de la torre cercana a los juzgados para acoger a esa empresa y después decidieron dar prioridad a la más próxima al Canal de Isabel II, que será la primera en ocuparse.

A la huida de Airtel y a la situación del mercado (un estudio de una consultora del sector referido al último año refleja una bajada del precio medio de oficinas en alquiler de un 3,7%) se añaden ciertos problemas para rematar los accesos. Uno de los gigantes de la plaza de Castilla (el más cercano a la calle de Bravo Murillo) carece de entrada al aparcamiento porque en el proyecto original se había previsto que los coches accediesen desde la avenida de Asturias.

Esta vía, que forma parte de la operación de reforma de la zona de la Ventilla, no está trazada ni siquiera en un papel. La Comunidad de Madrid tarda ya siete años en acometer la remodelación de ese barrio y la construcción de la avenida "Hemos aceptado que hagan un acceso provisional para el aparcamiento, pero como no hay un proyecto de la avenida no sabían qué cotas utilizar pero ya se ha encargado y el problema se resolverá en breve", dice el gerente de Urbanismo, Luis Rodríguez Avial.

Pero fuentes del sector inmobiliario de oficinas afirman que Produsa ha tenido que rebajar el precio (ahora se ofrecen a unas 2.000 pesetas el metro cuadrado, lo mismo que se cobra en Torre Picasso) para poder competir en el mercado. Cervigón reconoce la rebaja. Ahora han decidido además ofrecer estudios de implantación a los clientes. (costes en función de sus necesidades).

Jaime Alonso, socio director de Healey Baker, opina que el precio actual que se ha fijado para las torres de KIO, es correcto y que los promotores no tendrán demasiados problemas para conseguir clientes porque no hay edificios nuevos en la zona con los que competir. Sin embargo, otras fuentes consideran que el coste de las oficinas en las torres son todavía altos: "Precios de lujo para una zona de segunda línea".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Guillermo Arturen, director de Aguirre Newman, atribuye la situación de las torres a la política de comercialización que ha seguido Produsa. "Quisieron hacer grandes operaciones y alquilar media torre de golpe, pero han tenido que optar por ofrecerlas por plantas y medias plantas; además, el retraso de las obras ha dado mala imagen", opina.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS