Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión Europea aprueba hoy la ampliación del capital de Iberia en 87.000 millones de pesetas

La Comisión Europea aprobará hoy por fin una ampliación de capital de 87.000 millones de pesetas en la compañía española de bandera Iberia, según fuentes del departamento de Transportes que dirige el británico Neil Kinnock. Según estas fuentes, la aprobación "es segura", aunque ayer tarde los comisarios todavía no se habían puesto de acuerdo sobre el tratamiento formal que hay que dar al expediente.El también británico Leon Brittan sostiene que ha de quedar claro que ésta será "la última ayuda de Estado" a la compañía española. Kinnock replica que se trata de una ampliación de capital acorde con las leyes de la competencia de la Unión Europea, por lo que: no puede ser tratada como una ayuda de Estado.

Al margen de la batalla formal, en Bruselas se da por descontado que el Colegio de Comisarios dará hoy luz verde definitiva al principio de acuerdo alcanzado el 14 de diciembre pasado entre Neil Kinnock y el ministro español de Industria, Juan Manuel Eguiagaray. Después de un tenso y largo trecho final de negociaciones, Eguiagaray aceptó limitar a 87.000 millones de pesetas la inyección de capital. A cambio, obtuvo el compromiso formal de que Bruselas "estudiará con buenos ojos" una segunda inyección de capital de 20.000 millones de pesetas a lo largo de 1997. Esta segunda inyección está condicionada a que Iberia aplique el plan de viabilidad y mejora así sus ratios de rentabilidad y competividad comercial.

La compañía española obtendrá asimismo unas plusvalías de 15.000 millones de pesetas por la venta de Aerolíneas Argentinas y Ladeco, dos de sus filiales Latinonamericanas. Esta venta ha sido impuesta por Bruselas como condición indispensable para eliminar riesgos financieros y permitir así una inyección de capital aparentemente rentable. La venta de estas filiales ha sido un negocio ruinoso para Iberia.

Los comisarios sostendrán un debate que se prevé animado en las formas pero de escasa capacidad de modificación del fondo, según fuentes comunitarias. Muchos comisarios han solicitado detalles complementarios a la información que les facilitó en su día el departamento de Transportes, pero sólo Brittan y el comisario de la Competencia, Karel van Miert, pueden plantear cierta batalla para que la ampliación de capital sea presentada como una ayuda pública tolerada por Bruselas.

Kinnock argumentará que operaciones de este tipo ya han sido aprobadas con anterioridad a compañías como Lufthansa y que se han autorizado también en otros sectores económicos, principalmente el del acero, cuya competencia es precisamente de Van Miert.

Por otra parte, hoy finaliza el plazo para que se dictamine el laudo en el conflicto que enfrenta a la dirección de Iberia con los pilotos de la companía, agrupados en el SEPLA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de enero de 1996