Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro J. Ramirez y los GAL

El hoy director de El Mundo' animaba en octubre del 83 a "terminar con ETA de la forma que sea"del primer Gobierno de Felipe González, con José Barrionuevo al frente de Interior.20 de octubre de 1983. Bajo el título "Hay que destruir a ETA", el editorial de Diario 16, refiriéndose a la actuación de varios geos en el frustrado secuestro del etarra Larretxea en Francia, decía: "Es preciso cerrar filas en tomo a este buen Gobierno que tenemos, formado por hombres competentes y patriotas, dispuestos a conciliar los valores esenciales de libertad y seguridad". Más adelante, señalaba: "Frente al siniestro engranaje montado en torno al santuario francés, el Estado español tiene legitimidad moral para recurrir a veces a métodos irregulares"., Y acababa. el editorial con ánimos sin medida para los entonces dirigentes del PSOE que hoy siguen siendo noticia: "Sin tregua ni cuartel. Dando la cara, como valientemente lo vienen haciendo Txiki Benegas, Damborenea y todos los socialistas vascos. La ecuación es cada vez más simple, por muy inconfortables que frente a ella se sientan los estetas de: la chaise longue: o ellos, o nosotros. Por eso hay que terminar con ETA de la forma que sea".23 de octubre de 1983. Tres días después, con su propia firma, y en un artículo titulado "Nuestros geos en Francia", Pedro J. escribía. lo siguiente: "¿Cuántos de nuestros gauchistas de salón que abominan de la. guerra sucia contra ETA no estarían dispuestos a justificar el derecho de persecución de los sandinistas contra las guerrillas que operan desde Costa Rica y Honduras, o de los angoleños contra los hombres de Unita protegidos por Sudáfrica?". Y añadía: "A Barrionuevo no habría que cesarle por estar consintiendo acciones irregulares en el sur de Francia, sino por cosechar tan pocos éxitos a pesar de la infinita buena voluntad con que ejerce el cargo".24 de octubre de 1983. Veinticuatro horas después del artículo de su director, Diario 16 advertía así a Francia: "Lo que hace falta es que las relaciones de España con Francia empiecen a ser peores. Es decir, que, en tanto los encarcelados en Pau sean nuestros geos y no la plana mayor de ETA, París tenga que soportar la hostilidad española en cuantos frentes podamos ocasionarles presión y hasta perjuicio".15 de enero de 1984. Nuevo artículo de Ramírez. Su título, "Crece el prestigio del Gobierno". Se refería al entierro del etarra Mikel Goikoetxea, Txapela, asesinado por los GAL. Y decía: "Por fin los hechos demuestran que existen alternativas eficaces a la frustrante exhortación a la paciencia que venía haciéndose endémica en nuestra clase política". Ramírez observaba cómo estos hechos repercutían favorablemente en los patios de armas: "Estoy seguro de que en ningún otro lugar se estará valorando todo esto tan positivamente como en los acuartelamientos de las Fuerzas Armadas. Hacía tiempo que lo que la inmensa mayoría de nuestros militares profesionales anhelaban era una exhibición de eficacia por parte de los gobernantes en la lucha antiterrorista ( ... ) Ya se sabe que en la milicia se respetan mucho más los hechos que las palabras".25 de marzo de 1984. También firmado, el artículo "La antesala del fascismo", glosaba la actuación de la policía en Pasajes, con el resultado de cuatro terroristas muertos: "Hace cinco años la emboscada de Pasajes habría suscitado un debate con el terrorismo de Estado a vueltas. Son ya tantas las iniquidades cometidas por ETA que, hoy por hoy, muchos ciudadanos de muy diversa ideología están dispuestos a aprobar a ojos ciegos lo ocurrido, considerando totalmente secundario el análisis de si hubo o no oportunidad de capturar vivos a los miembros del comando acribillado por el GEO. Mucho me temo que si se hiciera una encuesta rigurosa sobre los crímenes de los GAL en el País Vasco francés, el resultado sería todo un espaldarazo de la opinión pública, incitándole a seguir su macabra escalada de represalias".

Entre octubre de 1983 y marzo de 1984, Pedro J. Ramírez, entonces director de Diario 16, publica varios artículos con firma -y cara- en su periódico y dedica varios editoriales a la política antiterrorista El diario El Mundo contestaba ayer al editorial que bajo el título "Miente, manipula y difama" publicaba EL PAÍS el pasado sábado, en referencia a las tácticas. amarillistas de su director Pedro J. Ramírez. En su contestación -en la que no reproducía nuestro editorial-, El Mundo nos emplazaba a que presentáramos "uno solo de sus más de mil artículos publicados cada domingo a lo largo de veinte años en los diarios Abc, Diario 16 y El Mundo, en el que aplaudiera,. justificara, comprendiera o minimiza la guerra sucia". Gustosamente, aceptamos la invitación con esta pequeña muestra. Nuestros lectores tienen ahora. la oportunidad de leer algunos, de los comentarios del hoy director de El Mundo en torno a los GAL, José Barrionuevo o Felipe González en 1983 y 1984. Y contrastarla con, la opinión que entonces sostenía EL PAÍS. Cada uno, en su sitio, ahora y entonces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de enero de 1996