El Gobierno pone en tela de juicio los informes del FMI y OCDE sobre la economía española

El ministro español de Economía, Pedro Solbes, puso ayer en tela, de juicio algunas de las opiniones expresadas en los últimos días por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y por la OCIDE. Reconoció que hoy por hoy "es irreal" pensar que la economía española pueda crecer este año al « 3,4% como preveían los Presupuestos Generales del Estado. "Ya en diciembre reconocí que ese objetivo no sería posible", admitió, aunque aseguró que la economía española crecerá más del 2,75% previsto por el FMI. "Los observadores extranjeros no tienen en cuenta algo que tiene mucha importancia: en España ha llovido", dijo. A su juicio, la lluvia tendrá un triple efecto benéfico en la economía española: reducirá el paro entre la población agrícola, aumentará el consumo en ese mismo sector y permitirá una caída de los precios de los alimentos.Solbes rechazó también las recomendaciones en materia de pensiones, de Seguridad Social y de mercado laboral por entender que son tres cuestiones estratégicas en las que ya se está trabajando, críticas en las que se alinearon los sindicatos. La patronal CEDE, sin embargo, dijo que apuntan en la dirección correcta.

El ministro rechazó las tesis del ex ministro socialista Miguel Boyer sobre la moneda única por enterder que el debate actual no es si se quiere o no la moneda, sino qué ha de hacer la economía española para acceder a ella.

El mercado laboral español es menos rígido que el de otros países europeos y, en contra de la opinión de la OCDE, el despido en nuestro país puede resultar más barato que en Alemania, donde los sindicatos son una fuerza de descomunal importancia. Esta fue la tesis esencial de la intervención del profesor de la Universidad Complutense Juan Antonio Sagardoy, uno de los padres del Estatuto de los Trabajadores elaborado en 1980, en un seminario organizado ayer por la Cámara de Comercio española en Londres para abordar los problemas del mercado laboral español a la luz del Tratado de Maastricht."El despido en España es toavía caro", dijo Sagardoy, pero no creo que deba abaratarse más, porque ése no es el camino ideal para generar empleo. Muchas empresas internacionales se encuentran con mayores problemas en otros países europeos a la hora de extinguir los contratos, que en España", añadió el hombre que contribuyó decisivamente a la redacción del hoy ampliamente revisado Estatuto de los Trabajadores.

La tesis de Sagardoy, como. la del secretario general de Empleo, Marcos Peña, es que la reforma laboral, efectuada en 1993, ha sido suficiente y ha contribuído a crear un marco de relaciones laborales notablemente liberal y a mantener una considerable paz social.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS