CIRUGÍA ORTOPÉDICA

Controversia sobre la necesidad de tratar los pies planos

Ahí estaban siempre, como un castigo, junto a los más tiernos recuerdos de la infancia: en cada zapato y en cada sandalia, las malditas plantillas o, todavía peor, las feas botas ortopédicas, duras, armadas, inamovibles. Había que solucionar los pies planos como fuera. "Este es, sin duda, uno de los trastornos para los que se han diseñado más procedimientos y tratamientos, cuando la historia natural del pie plano demuestra que tienen una buena evolución por sí solos", explica Tomás Epeldegui, jefe de cirugía ortopédica del hospital infantil Niño Jesús de Madrid.

Las controversias sobre la necesidad de tratamiento del pie plano se han ido decantando, sin embargo, en los últimos años, por una actitud que tiende a valorar más la funcionalidad que la corrección en sí. Los especialistas tratan de evitar interpretaciones innecesarias o demasiado agresivas.

Más información

"Un pie plano, aquel que carece de la cavidad o arco plantar, no es de por sí sinónimo de pie anormal o patológico", puntualiza Epeldegui. "La mayoría de ellos, son lo que se denomina pies planos esenciales o laxos, y podemos considerarlos una fase más en el desarrollo anatómico del pie: son flexibles y con el tiempo irán adquiriendo su forma normal". Entre el 5% y el 10% de los adultos tienen los pies planos, aunque sólo una pequeña parte responde a una patología no tratada adecuadamente. En su mayoría son asintomáticos."Una gran cantidad de niños nacen con los pies planos, porque al principio los pies tienen mucha grasa y una musculatura poco desarrollada", prosigue Epeldegui. "La marcha no está madura hasta los cinco años y la curvatura de la planta se forma entre los tres y los cinco, aunque esto depende de la flexibilidad de los músculos de cada individuo. Se considera normal que todavía persistan en la adolescencia".

Patosos sin dolor

En general, los individuos con pies planos tienden a ser un poco más patosos, pero la mayoría de ellos no padece ningún trastorno en la movilidad o dolores que justifiquen un tratamiento, según este especialista. Tampoco suponen, en los niños, un retraso a la hora de aprender a caminar. Cuando hay síntomas los trastornos más frecuentes suelen ser cansancio, dolor y dificultades para correr o saltar."En mi experiencia existe sólo un pequeño porcentaje -entre el 1% y el 2%- de pies planos esenciales que no se corrigen con el crecimiento", explica Henri Bensahel, jefe del departamento de ortopedia infantil del hospital Robert Debré de París. "Sin embargo, no se puede empezar a hablar de un problema de pies planos hasta que el niño no ha aprendido a andar bien, lo que no ocurre hasta seis meses o un año después de que haya empezado a hacerlo. Un niño largo y delgado, con las articulaciones más flexibles y pocos músculos, tendrá probablemente el pie más plano, frente a otro más rechoncho y musculado".

Los pies son el reflejo de lo que ocurre en el conjunto del esqueleto y conviene examinar siempre las causas de un pie plano, por banal que parezca, según insisten los especialistas. "El problema es que, aunque sabemos que, en general, los pies planos evolucionan muy bien por sí solos, nunca se puede decir con certeza si final mente provocarán o no tras tornos en la edad adulta", añade Epeldegui. "A esto hay que sumar una cierta presión ambiental que tiende a exigir siempre un tratamiento".

"Muchos síntomas en pies planos esenciales rebeldes no aparecen hasta los 40 o 50 años y pueden aliviarse con una plantilla", señala Hans Uhthoff, profesor de cirugía ortopédica de la Universidad de Ottawa (Canadá). "En esos casos, sí es importante actuar con cierta rapidez, para evitar que aparezcan signos de artritis".

Las plantillas y soportes pueden adaptarse a cualquier calzado, incluso deportivo. "Este tipo de calzado no es perjudicial", señala Bensahel. Las botas anatómicas casi no se usan ya. Muy raramente se acude a la cirugía, cuando las molestias o los dolores no pueden corregirse de otro modo. "Si los pies no molestan no hay por qué hacer un tratamiento, porque se obligará al paciente a utilizar plantillas de por vida sin necesidad", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 21 de enero de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50