Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior dará al juez los datos que le negó Intxaurrondo sobre el "caso Zabaltza"

El Ministerio de Justicia e Interior facílitará al juez de instrucción número 2 de San Sebastián, Fernando Andreu, los nombres de los guardias civiles que estaban destinados en los grupos rojos antiterroristas del cuartel de Intxaurrondo (San Sebastián) en 1985. Un portavoz de la Secretaría de Estado de Interior aseguró ayer que esos datos personales están ya localizados y que no hay "ningún inconveniente" para proporcionárselos al magistrado, pese a que el pasado día 9 le fueron negados, por el comandante de la Guardia Civil Javier Moreno Hernández al juez que investiga la muerte de Mikel Zabaltza.

La Secretaría de Estado de Interior ordenó ayer la apertura de una investigación interna para aclarar la conducta del comandante Moreno, que' fue estrecho colaborador del hoy general Enrique Rodríguez Galindo cuando dirigía el cuartel donostiarra.Dicho comandante envió el pasado día 9 un escrito al juez Andreu en el que aseguraba que "no es posible facilitar los datos solicitados, ya que los archivos relativos a los agentes que integraban los servicios antiterroristas de Intxaurrondo forman parte de la documentación pasiva, la cual se destruye a los cinco años de antigüedad".

El oficial, que en esas fechas actuaba como "jefe accidental" de la comandancia de San Sebastián, al encontrase de vacaciones su titular, el teniente coronel Ignacio Laguna, únicamente facilitó al magistrado los números de Tarjeta de Identidad Militar de los agentes que instruyeron el atestado por la detención de Zabaltza y de los que efectuaron los registros en los domicilios de las seis personas que fueron detenidas en la misma operación.La única identidad que reveló el comandante Moreno en su respuesta al juez fue la del sargento José Juan Pastor Muñoz. Dicho suboficial era el responsable de los grupos de buceadores de Intxaurrondo en 1985, curiosamente en las mismas fechas sobre las que el comandante asegura que no puede precisar quiénes eran los integrantes de los grupos rojos antiterroristas ni de los servicios médicos del cuartel.Muerte en el Bidasoa

Mikel Zabaltza Gárate, conductor de la Compañía del Tranvía de San Sebastián, fue detenido el 26 de noviembre de 1985 junto con otras cinco personas por su presunta relación con ETA, aunque en el caso de Zabaltza nunca llegó a probarse dicha implicación.

Zabaltza fue hallado muerto dos semanas después en aguas del río Bidasoa y, según la versión oficial, pereció ahogado cuando intentaba huir de la Guardia Civil mientras era conducido a un lugar próximo a Endarlaza para localizar un supuesto zulo [agujero con armas].Sin embargo, hace varios meses surgió la sospecha de que el detenido pudo morir torturado y que un ATS del instituto armado presuntamente inyectó al cadáver agua del Bidasoa para encubrir las verdaderas causas del óbito. Por eso, el juez Andreu quiere saber también quiénes eran los miembros del equipo médico de Intxaurrondo en esas fechas.

La disposición de la Secretaría de Estado de Interior a colaborar con el juez contrasta con la del Centro Superior de Información de la Defensa (Cesid), que el mismo día 9 envió a Andreu un escrito negándole la entrega de la documentación sobre este asunto, alegando que se trata de material clasificado como. "secreto" y amparándose en la reciente sentencia del Tribunal de Conflictos de Jurisdicción sobre los papeles de los GAL.

El abogado Íñigo Iruin, respresentante de la familia Zabaltza, interpretó la doble negativa como un intento de poner "punto final" a la reapertura del caso, que en su día ya fue archivado por falta de pruebas que contradijeran la versión oficial de la muerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 1996

Más información

  • Margarita Robles investiga la conducta del comandante Moreno