Mitterand también tenía cáncer de huesos antes de ser presidente

François Mitterrand padecía un "cáncer diseminado por los huesos" desde 1981, año en que ganó su primera elección presidencial. La revelación es efectuada por el doctor Claude Gubler, médico personal del difunto presidente, en una edición del semanario Paris Match que aparecerá hoy, con dos días de adelanto sobre la fecha habitual.El doctor Gubler, médico personal de Mitterrand entre 1981 y 1994, hace la siguiente afirmación: ''En noviembre de 1981 le dije al presidente que tenía un cáncer diseminado por los huesos. 'El secreto de Estado se impone', me contestó. Se impuso durante 14 años".

Las revelaciones del doctor Gubler, difundidas por la agencia France Presse a partir de un comunicado de Paris Match, fueron duramente criticadas por el Colegio de Médicos. "El secreto profesional obliga a todos los médicos, y, que se sepa, no hay excepción establecida para quienes atienden a un jefe de Estado. Claude Gubler no debería difundir esas informaciones", declaró un portavoz del colegio.

El diario Le Monde ya publicó el martes pasado que Mitterrand sufría un cáncer de próstata desde 1981 y no desde 1992, como siempre se sostuvo desde el palacio del Elíseo. Le Monde señaló, sin embargo, que el cáncer se encontraba en 1981 en una fase inicial y pudo ser controlado sin intervenciones quirúrgicas durante más de una década. Según lo afirmado por el médico personal, en 1981 se había producido ya una metástasis.

Semanas antes de su muerte, Mitterrand hizo un comentario significativo en una conversación privada con un dirigente socialista: "Es curioso, el cáncer de próstata se ha convertido en un cáncer de huesos, el mismo mal que mató a mi hermano".

Junto a las declaraciones del doctor Gubler, Paris Match publica una encuesta según la cual la mayoría de los franceses cree que Francia está peor en 1995 que en 1981 y que, por tanto, el balance de los dos septenios de Mitterrand es negativo. El mismo sondeo indica que al 86% de los franceses le parece bien que la amante del ex presidente, Anne Pingeot, y la hija de ambos, Mazarine, ocuparan un lugar prominente en su funeral.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS