Papandreu deja la jefatura del Gobierno griego y del Pasok debido a su enfermedad

El líder histórico de los socialistas griegos, Andreas Papandreu, de 76 años, abrió ayer el camino para su relevo en el Ejecutivo, con un gesto que se esperaba con ansia entre sus compañeros de partido en los últimos 55 días, ya que en caso contrario se temía una ruptura del gubernamental Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok). El primer ministro, hospitalizado desde hace casi dos meses a causa de una grave enfermedad respiratoria, marcó su retirada con una carta dirigida al Comité Central del Pasok, en la que urge a iniciar el proceso de su sucesión.

Más información

En dicha misiva, cuya copia fue entregada también al presidente de la República, Costis Stefanopulos, el septuagenario Papandreu expresó que los problemas de su salud "no pueden transformarse en un lastre para los problemas del país" y que "siempre puso por encima de todo el interés de la nación".Papandreu, que se encuentra enfermo desde hace 55 días en una unidad de cuidados intensivos de una clínica de Atenas, con los pulmones y los riñones asistidos artificialmente, solicitó hace días que los médicos Ie informaran sobre su salud y el tiempo de su recuperación, que según su médico personal, Dimitris Kremastinos, requerirá al menos de dos meses.

De acuerdo con la carta magna griega, en caso de dimisión o de muerte de un mandatario, el grupo principal de la Cámara tiene la misión de designar un nuevo jefe de Gobierno, con la aceptación del presidente de la República y el voto de confianza del Parlamento. El grupo socialista designará candidato a la sucesión en el plazo de tres días.

La mayoría de los 169 diputados del Pasok estaban decididos a iniciar el proceso de sustitución del enfermo dirigente, aun contra su voluntad, ya que se ponía en entredicho su capacidad de poder juzgar su estado de salud y de decidirse a dejar el poder.

La influencia de Dimitra

Además, se atribuía a su mujer, la ex azafata de 40 años de edad, Dimitra Liani, el empeño de Papandreu de aferrarse al poder a costa de su salud e incluso de su propia vida, para que ella satisfaciera sus ambiciones políticas y se asegurara un lugar en la vida política del país, ya que cuenta con muchas enemistades dentro y fuera del partido socialista.La noticia de su dimisión fue recibida en la capital helena con un gran alivio ya que ninguno de los cuadros del Pasok deseaba asumir el papel de parricida.

Desde que el deterioro de la salud del anciano líder se hizo cada vez más patente, comenzaron a surgir voces en el seno del Pasok que abogan por la transformación y modernización del partido, lo que pasaría por establecer un liderazgo de tipo colegiado.

"Se trata de un gesto heroico de un gran líder", comentaron sus correligionarios, y coincidieron con el deseo expreso de asegurar la unión del partido y la continuación de la obra gubernamental, ya que las próximas elecciones legislativas son en 1997.

La sucesión de Papandreu será la primera que ocurre de un jefe de Gobierno elegido desde la restauración de la democracia en 1974, con la caída de la dictadura militar griega.

Hasta ahora, el primer ministro era al mismo tiempo presidente del partido mayoritario, pero esta vez, se elegirá a un nuevo líder del partido en un congreso extraordinario el próximo abril o junio. Papandreu fundó el Pasok en 1974 y desde entonces ha estado al frente del mismo.

Pápandreu se mantendrá al frente del Pasok hasta el congreso, lo que le permitirá mover las cuerdas del futuro del partido.

Con la decisión de dejar el camino libre para su sucesión, Papandreu cumplió con su promesa de hace un año de garantizar personalmente la continuación y la unidad del partido, comentaron anoche algunos políticos en Atenas. Queda por ver ahora si con su peso político logrará que todas las tendencias que hay en el Pasok lleguen a una concentración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de enero de 1996.

Lo más visto en...

Top 50