Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La eventual incorporación de comunistas provoca una dimisión en el Gobierno ruso

El primer ministro de Rusia, Víktor Chernomirdin, declaró que podría ofrecer algunos ministerios al Partido Comunista (PC) de Guennadi Ziugánov, el gran triunfador de las elecciones parlamentarias del 17 de diciembre, que contará con 158 de los 450 escaños de la Duma Estatal. Al mismo tiempo, ayer se produjo la primera deserción del Gabinete de Chernomirdin: Serguéi Shajrái, vicejefe de Gobierno y uno de los ideólogos de la desintegración de la URSS, dimitió de su cargo y anunció que se dedicará al trabajo legislativo.

Shajrái ha decidido presentar su dimisión antes de que el presidente Borís Yeltsin prescinda de él, debido a su impopularidad, de cara a las elecciones presidenciales de 1996. Precisamente ayer, Yeltsin abandonó la clínica en la que convalecía después de sufrir el pasado 26 de octubre un ataque al corazón. El presidente, que parecía recuperado de su enfermedad, se reunió en su residencia campestre de las afueras de Moscú con Chernomirdin para discutir los cambios en el Gobierno, según un comunicado de los servicios de prensa de Yeltsin citados por la agencia Interfax.Ziugánov exigió la semana pasada la destitución de Shajrái; del ministro de Exteriores, Andrei Kózirev, y del también viceprimer ministro Anatoli Chubáis, responsable del programa de las privatizaciones, por ser objeto de "un rechazo generalizado". Los comentaristas piensan que Kózirev pronto seguirá los pasos de Shajrái. Valentín Kuptsov, número dos del PC, contestó a las declaraciones de Chernomirdin diciendo diplomáticamente que decidirán si aceptan algunos ministerios o no en el próximo pleno del Comité Central, en enero próximo, pero otro alto dirigente del PC descartó la participación comunista en el Gobierno.

"No estamos dispuestos a compartir con el actual Gabinete de ministros la responsabilidad por lo que sucede en el país. Si Chernomirdin responde a lo que pide la sociedad y deja de aplicar una política que, desde nuestro punto de vista, es nefasta, entonces no excluimos que podamos colaborar con él", declaró Guennadi Selezniov, que era vicepresidente de la Duma.

De acuerdo con los resultados finales, los comunistas quedaron en la nueva Cámara baja del Parlamento con 158 escaños; Nuestra casa es Rusia de Chernomirdin con 54; el partido del ultranacionalista Vladímir Zhirinovski con 51; Yábloko con 45; el filocomunista Partido Agrario con 20; Opción Democrática de Rusia de Yegor Gaidar y El Poder Para el Pueblo de Nikolái Rizhkov con 9 cada uno; el Congreso de las Comunidades Rusas (CCR) con 5. Otros 15 partidos se repartieron 22 escaños mientras que 77 son formalmente independientes y no está claro a quiénes se unirán.

Esta composición ha determinado que el PC ya haya comenzado las negociaciones con Zhirinovski para repartirse los puestos dirigentes de la Duma. El PC, por sí solo, no alcanza a obtener la mayoría necesaria para elegir al presidente de la Cámara. Y si se suman los diputados de los agrarios, de la agrupación del ex jefe de Gobierno soviético Rizhkov, del CCR más el voto de Stanislav Govorujin,y del grupo de Anpílov, faltarán todavía 32 votos para poder imponer al candidato comunista.

Por otra parte, los muertos en la ciudad chechena de Gudermés parecen ser muchos más que las cifras dadas a conocer oficialmente. Sólo, entre los, civiles perecieron más de 300, y las pérdidas de los soldados rusos, según diferentes testimonios, son de varios cientos. Las tropas del Kremlin dicen haber dado muerte a 267 guerrilleros, pero éstos reconocen la pérdida de sólo 107 de sus hombres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de diciembre de 1995

Más información

  • Yeltsin sale de la clínica donde convalecía