Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:NATALIA MENÉNDEZ: ACTRIZ

"Madrid se está volviendo americano"

De haber nacido cien años atrás, hubieran dicho que se adelantó a su tiempo. Hoy, hace afortunado el extraño entendimiento entre una actriz del siglo XX, y un clásico del XVI, como Lope de Vega. Su trabajo en La discreta enamorada le ha dado muchos aplausos, el Premio Ojo Crítico de teatro, que concede Radio Nacional de España. Natalia Menéndez, nació en Madrid hace 28 años. De su madre recibió una educación a la francesa que supone que supone temple para combatir los malos tragos, y la fortuna de hablar en dos idiomas. De su padre, Juanjo Menéndez, heredó la vocación de actriz. Hoy, él es su primer admirador aunque antes quisiera, persuadirla. Y ella reconoce que actuaría igual con un hijo que aspirase a ser actor.Pregunta. ¿Entiende ahora la preocupación de su padre? Respuesta. Sí, ya se porqué tuercen el gesto cuando dices que quieres ser actriz. Tienen miedo. En este mundo, donde sólo se ven los premios, y los aplausos, hay otra parte complicada de explicar. Son sensaciones, sueños, muchas espe ras, funciones difíciles, y giras a veces insoportables. Momentos fantásticos y. otros muy desagradables. Para digerir todo eso necesitas mucho aguante psíquico y fisico.

P. Una vez decidida, ¿cuál fue el mejor consejo paterno?

R. No lo pienses, hazlo.

P. Premian la constancia y madurez teatral dentro de su juventud.

R. Bueno, eso son calificativos que te ponen los demás. No sé si la juventud y la madurez son compatibles. No me interesan nada las etíquetas.

P. Ha sido ayudante de dirección en teatro y televisión, ayudante de producción, regidora y hasta apuntadora de textos. ¿Se ha quedado alguna vez en blanco?

R. Sí y menos en desmayarme, pensé en todo. He llegado a componer en verso. Una vez, saliendo del escenario, les dije a mis compañeros que ya me podían llamar Lopa de Vega.

P. ¿No ha temido nunca dispersarse, haciendo tantas cosas?

R. En absoluto, me interesa mucho más el Renacimiento que cualquier otra tendencia.

P. ¿Porqué dice que le resulta difícil hablar de Madrid?

R. Porque es una ciudad muy anárquica y bastante mal vendida. Lo que más me gusta de Madrid es la luz y el agua. También me encanta que la mayoría de la gente sea de tantos sitios diferentes. Para trabajar, en Madrid reside uno de los mejores públicos.

P. ¿Y lo que más le crispa?

R. Ahora mismo, que estemos perdiendo la buena costumbre de estar siempre en la calle. ¿Qué pasa, por ejemplo, con el ambiente de las terrazas? ¿Es que los madrileños ya no salimos a pasear como hacíamos siempre? Como ciudad me parece, que se está volviendo muy americana. En cuanto al ruido y el tráfico, yo creo que no hay quien los solucione.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 1995