Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Se trata de autodisciplinar al sector prublicitario"

La publicidad cuenta desde esta semana con tribunal propio. A las pocas semanas de la aprobación del Código Penal, que tipifica por primera vez el delito publicitario, el sector afectado ha decidido crear su propio Jurado de Autocontrol de la Publicidad. Lo preside Eduardo García de Enterría, catedrático de Derecho Administrativo, que fue el primer juez español del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.Pregunta. ¿Qué misión se encomienda a este jurado?

Respuesta. La técnica de autoregulación de códigos conducta es muy común en el mundo anglosajón y está muy extendida por toda Europa. Un colectivo acuerda pautas éticas de conducta que luego se ocupa (te controlar. Nuestro jurado admitirá denuncias de perjudicados por la publicidad si provienen de asociaciones. Pero, en especial, dirimirá las diferencias surgidas en el seno de la asociación que lo creó. Por ejemplo, si un anunciante se siente lesionado ante una campaña de otro que considere denigraltoria de su propio producto.

P. ¿Cómo actuará el jurado?

R. Contará con tres secciones, cada una presidida por un jurista que actuará en primera instancia. En segunda instancia el jurado actuará en pleno, compuesto por diez personas en total, de los que cuatro son juristas y otros seis representantes de los distintos sectores de la Asociación de Autocontrol de la Publicidad. El pleno resolverá una especie de apelación de las resoluciones de las secciones. Todo con un procedimiento sumario, normalmente verbal y, rápido. Y finalmente se impondrán las sanciones. Como es obvio, el jurado no puede llevar a nadie a la cárcel, pero sí obligar a todos los asociados a aceptar y cumplir sus decisiones. Esencialmente se trata de autodisciplina. Tenemos la esperanza declarificar las prácticas del mercado publicitario y de que mejore el estándar de conducta.

P. ¿Se trata en realidad de un filtro para que los conflictos no lleguen a la justicia?

R. Nunca podremos evitarlo. Pero si el jurado estudia un asunto y entiende que la publicidad es correcta, será poco probable que el juez pueda considerarlo delito, aunque no está excluido. En ese sentido sí puede ser un filtro. La actuación va a ser inmediata. Desde que se denuncie hasta que se decida, incluso si llega al pleno, será cuestión de días. El mecanismo ha funcionado muy bien en Europa y no tiene porqué fallar aquí. Mejorará el rendimiento y la calidad del sector. Eliminará conflictos y perversiones publicitarias, como el engaño al público o la deslealtad entre empresas.

P. ¿Qué otros pecados tiene la publicidad?

R. Los que degradan a la mujer, a una raza o a ciudadanos de una determinada condición social. Por cierto, es curioso que el nuevo delito publicitario incluido en el Código Penal se dirija sólo a la publicidad comercial; en cambio, no contempla la propaganda política ni de otras instituciones, que puede incurrir en los mismos excesos.

P. A los anunciantes les preocupan las denuncias fundadas en posibles extorsiones que puedan sufrir. ¿El jurado tratará todas las que se presenten?

R. No se podrá evitar que se planteen denuncias ante los tribunales de justicia, pero si la cuestión objeto de denuncia ha sido planteada previamente ante el jurado y éste ha resuelto con objetividad e independencia, no me cabe duda de que el juez tendrá en cuenta el fallo. Obviamente, todo dependerá del prestigio que sepa ganarse el jurado; pero de ser así, creo que se reducirá notablemente la preocupación manifestada por el sector publicitario ante el delito de publicidad recogido en el nuevo Código Penal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de diciembre de 1995

Más información

  • EDUARDO GARCÍA DE ENTERRÍAPRESIDENTE DEL JURADO DE AUTOCONTROL DE LA PUBLICIDAD