GENTE

236 GOLPES

El mercado de las joyas no sabe de crisis. Sólo unas pocas horas y 236 golpes de martillo bastaron para que la fabulosa colección de la begum Salimah Agá Jan se dispersara por el mundo a cambio de 3.125 millones de pesetas. La estrella de la subasta, que puso finalmente a la venta 236 lotes de joyas diseñadas en su mayoría por los grandes joyeros del siglo para la princesa, fue el diamante azul en forma de corazón Begum Bleu, de 13,78 quilates, que pende, junto a otro blanco de 16,03, de un collar en el que se cuentan 41 corazones brillantes. Tras una animada puja -salió con un precio de tres millones de francos suizos- se lo adjudicó el británico Lawrence Graff, presente en la sala, por ocho millones de francos suizos (unos 800 millones de pesetas), que se convertirán en cerca de 880 después del abono de comisiones e impuestos. Los diamantes fueron los protagonistas indiscutibles de la subasta, organizada por Christie's y que atrajo a coleccionistas e inversores de todo el mundo. El martillo marcó otro récord mundial del precio del quilate con adjudicación, por 255 millones de pesetas, de otro brillante oval de color azul de 4,37 quilates a un coleccionista privado estadounidense. "El interés de una joya no es sólo el valor o el placer de llevarla, sino, sobre todo, su diseño y el talento del artesano que convierte las piedras en algo mágico" señala la princesa Salima, antigua "cara" de Pons (belleza en siete días), que piensa consagrar los ingresos de la venta en la compra de la residencia donde vive en el lujoso barrio de Cologny en la ciudad de Calvino y crear una fundación caritativa.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de noviembre de 1995.