Los centristas apoyarán a Walesa en la segunda ronda a la presidencia de Polonia

En la primera ronda de las elecciones presidenciales en Polonia, celebrada el domingo, ganó el ex comunista Aleksander Kwasniewski. Según un recuento no oficial de los datos recogidos en todo el país, el líder de los socialdemócratas obtuvo un 35% de los sufragios y aventajó por dos puntos porcentuales al actual presidente Lech Walesa. Los dos pasaron a la segunda ronda que se celebrará el próximo 19 de noviembre.

La lucha por los votos que en la primera ronda obtuvieron los candidatos eliminados de la carrera ha comenzado. La Unión de la Libertad (centrista-liberal) cuyo candidato, Jacek Kuron, fue el tercero más votado con un 10% de apoyo, decidió ayer respaldar a Lech Walesa.Los resultados oficiales de la votación del pasado domingo, no se conocerán hasta hoy por la noche. No obstante, anoche se conocieron los datos parciales recogidos en todas las 49 provincias que apuntan a la victoria de Kwasniewski. Según el cálculo no oficial de la agencia polaca PAP, el líder de los socialdemócratas obtuvo el 35.11% de los votos, dos puntos porcentuales más que Walesa. Esta diferencia se traduce en 350.000 votos.

Para ganar en la segunda ronda, Walesa tendrá que hacerse con los votos, que en la primera vuelta fueron a parar a los candidatos de la antigua oposición anticomunista. Ayer, el ex líder sindical obtuvo un apoyo importante de parte de la Unión de la Libertad, un partido liberal creado por el ex primer ministro polaco Tadeusz Mazowiecki.

La dirección de este partido se pronunció asimismo de una forma rotunda contra la candidatura de Aleksander Kwasniewski, pese a que dentro de esta agrupación, que representa a la inteligentsia polaca, existe una fuerte corriente socialdemócrata. "Su mandato (de Kwasniewski) ahondaría un peligroso desequilibrio en el sistema político y llevaría a frenar la reforma del Estado, al retorno de los antiguos, grupos políticos y a la creación de intransparentes vínculos entre la clase política y la economía".

Esta declaración tiene un significado psicológico importante. Sin embargo, es harto dudoso que todos los seguidores de Kuron emitan sus votos a favor de Lech Walesa en la segunda ronda. Más probable es el apoyo para Walesa de parte del electorado de la candidata de la derecha, Hanna Gronkiewicz-Waltz, la gran perdedora de la primera vuelta que apenas reunió un 3% de los votos. Walesa puede también contar con el trasvase de algunos votos que el pasado domingo obtuvo Jan Olszewski, radical anticomunista, pero al mismo tiempo feroz crítico del actual presidente.

Kwasniewski, mientras, aparte de su electorado fijo, podrá contar con una buena parte de los votos con los que se hizo en la primera vuelta el Defensor del Pueblo, Tadeusz Zielinski quien consiguió un apoyo poco superior al 3%. Queda por ver qué postura adoptará el Partido Campesino Polaco. Los campesinos forman la coalición gubernamental con los ex comunistas. Si ahora no ofrecen su apoyo a Kwasniewski el futuro del gabinete quedará en entredicho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de noviembre de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50