Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ultimátum de la ONCE al Gobierno para que resuelva el futuro cupón

El Consejo General de la ONCE ha lanzado un ultimátum al Gobierno para que dé una respuesta a sus reiteradas peticiones sobre la actualización del sorteo del cupón de los ciegos. En una reunión extraordinaria celebrada ayer por los consejeros de Unidad Progresista se aprobó solicitar en los próximos quince días una convocatoria extraordinaria del Consejo de Protectorado que debata su propuesta y eleve su decisión al Consejo de Ministros.En el elegante palacio que la ONCE posee en el barrio de Salamanca de Madrid la cúpula de la organización criticó a todos los ministerios que integran el Protectorado, salvo el de Asuntos Sociales. La ONCE se queja de que las negociaciones que ha mantenido hasta ahora con el Gobierno no han superado el nivel de los subsecretarios y se aproxima el final de año sin que se haya decidido nada para el próximo quinquenio.

Alega el Consejo de la ONCE que el Protectorado no debe limitarse a controlar a la organización; debe velar también por facilitar el funcionamiento de la organización haciéndola más flexible para poder adaptarse al ritmo de los mercados.

La ONCE ha perdido en el último quinquenio 60.000 millones de pesetas por esta causa. En ninguno de los últimos cinco años han alcanzado el techo legal de facturación del cupón que ascendió en 1994 a 380.000 millones de pesetas. Proponen poder elevar el precio del cupón ordinario a 200 pesetas y el de los viernes a 250 a partir del 1 de enero de 1996.

La flexibilidad la entienden en poder aplicar mayores márgenes de porcentajes comerciales a la distribución de los premios que actualmente tienen un máximo del 47,5% en el cupón ordinario y 52,5% en el del viernes.

Los consejeros acusaron a la Organización Nacional de Loterías, dependiente de Hacienda, de obstaculizar sus pretensiones. "Piensan que si nosotros avanzamos se hará en perjuicio suyo, pero podemos demostrar que eso no es cierto", afirmaron. Denunciaron también la pasividad de la Administración central y las autonomías por tolerar sorteos ilegales a costa del de la ONCE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de noviembre de 1995