Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Price alega que el expediente por no haber reflejado el déficit de Banesto se abrió fuera de plazo

Price Waterhouse asegura en sus alegaciones al expediente sancionador abierto por el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) por las auditorías de Banesto de 1992 y 1993 que la hipotética infracción cometida por no reflejar la situación real del coeficiente de recursos propios del banco en 1991 había prescrito cuando se inició el expediente. Ésta es la alegación principal de la sociedad auditora, que no ha sido atendida por el ICAC

La supuesta mención a la opinión del Banco de España figura como un comentario añadido al que el instructor del expediente, Carlos Cruzado, no concede relevancia.La alegación de Price sobre el déficit de recursos propios del banco es el principal punto conflictivo que ha originado la propuesta de sanción a PW propuesta por el ICAC, puesto que en 1991 era manifiesto el déficit de recursos propios del banco. En una de las últimas alegaciones citadas se trae a colación un supuesto comentario del Banco de España, según el cual la situación de los recursos propios carecía de importancia. El instructor del expediente, al comentar la anécdota, afirma "si bien no se acredita; en momento alguno esa circunstancia".

El supuesto desinterés del Banco de España sobre el coeficiente de recursos propios de Banesto fue esgrimido por un diario el pasado miércoles para asegurar que Price implica al Banco de España por ocultar provisiones en Banesto. La propia auditora desmintió categóricamente tal implicación -que no es legalmente posible- en un desmentido en el que se afirma textualmente: "En ningún momento Price Waterhouse ha sido inducida por el Banco de España a omitir relevantes datos contables sobre la delicada situación financiera de Banesto". Asimismo, sostiene que había "citas sacadas de contexto y, por tanto, manipuladas".

En el segundo punto fuerte del expediente de sanción, la clasificación como créditos dudosos de un volumen superior a 41.000 millones, PW menciona en sus papeles de trabajo que en una reunión con el Banco de España, representantes de la institución financiera se mostraron dispuestos a "estudiar" la posible conveniencia de que los 41.000 millones no fuesen calificados como dudosos. Aunque PW menciona que el Banco de España dio autorización expresa para eludir tal clasificación, el instructor del ICAC afirma que "no existe constancia expresa de tal autorización". Fuentes autorizadas han informado que ni en el caso del coeficiente de recursos propios ni en el de los créditos morosos cabe una responsabilidad distinta que la de la empresa, por lo que "difícilmente cabe suponer cualquier intervención del Banco de España".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de noviembre de 1995

Más información

  • La afirmación de la firma auditora no ha sido atendida por el ICAC