Un ex cargo procesado por la colza alega que solo autorizó una vez el uso de anilina

Manuel Hernández Bolaños, ex jefe del Laboratorio Central de la. Dirección General de Aduanas, declaró ayer en la Audiencia Nacional haber emitido un único informe, en 1973, dando el visto bueno a la anilina como desnaturalizante al 2% del aceite de colza. Lo hizo, dijo, para el caso concreto de Laboratorios Industriales de Caucho, fabricantes de "gomas de borrar y suelas de zapatos". De ello, enfatizó, jamás se derivó una norma general, que tendría que haber sido publicada en el BOE, La vista seguirá el próximo lunes.Los letrados de las víctimas del síndrome tóxico -el tribunal denegó las nuevas pruebas que habían pedido, entre ellas las comparecencias de Leopoldo Calvo Sotelo, como presidente del Gobierno que era en 1981, y Carmen Salanueva, que encabezó una comisión sobre la enfermedad- le acosaron durante casi tres horas para responsabilizarle de la tragedia en función de su cargo. Pero Hernández, que lo ocupó desde 1964 hasta 1984 y es químico, farmacéutico y abogado, se encastilló en que tan sólo aprobó la anilina para una firma de caucho que utilizó el aceite desnaturalizado con ella como "materia prima".

Cuando se le preguntó por un análisis de 1979 a una muestra de RAPSA, la importadora de la colza que, una vez manipulada, acabó generando el envenenamiento, insistió en que se hizo a meros efectos identificativos y que él era ajeno a hipotéticas autorizaciones por parte de su Dirección General. "Lo inimaginable", apostilló, les que unos desaprensivos-. lo desviasen de su uso industrial hacia el consumo humano". Eso sí, reconoció que suele haber fraudes alimentarios.

Hernández admitió también que en España no se había recurrido, antes a la anilina como desnaturalizante de la colza, sino al ricino, pero matizó que nadie ingeriría el resultante porque "huele a muerto y su sabor es horripilante". "Los que cometieron la imprudencia temeraria fueron quienes lo refinaron [y enmascararon] al tuntún. Las consecuencia . s se desconocían, ya que no se había hecho nunca porque era absurdo hacerlo", concluyó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS