Los socialistas franceses eligen a Lionel Jospin, como nuevo líder del partido

Lionel Jospin asumió ayer de forma oficial el liderazgo del Partido Socialista (PS) francés. El ex candidato a la presidencia, aupado sobre los 14 millones de votos obtenidos en mayo, recibió esta semana el voto afirmativo de casi el 95% de los militantes socialistas para hacerse con la primera secretaría. En su discurso inaugural como jefe de la oposición, Jospin dijo que para el PS llegaba el momento de "la reconstrucción y la reconquista", y mostró su "espanto" ante la "crisis sin precedentes" del poder representado por el presidente gaullista Jacques Chirac."Asistimos con un poco de espanto", afirmó Jospin, al desplome del poder sobre sí mismo, a una crisis de confianza en la opinión pública sin precedentes por su precocidad e intensidad". Añadió que los socialistas no podían felicitarse por tal degradación del Gobierno conservador en la medida en que afecta al crédito de Francia y siembra la duda entre los agentes económicos". El nuevo secretario general parecía compartir el análisis efectuado por Martine Aubry y otros socialistas renovadores, en el sentido de que la crisis de Chirac: y Juppé podría favorecer más a la ultraderecha del Frente Nacional que a la oposición parlamentaria de Izquierdas.

Jospin anunció su intención de hacer del PS un partido pragmático y apto para retornar al Gobierno tras las elecciones generales de 1988. El PS debía situarse, según él, dentro de un realismo de izquierda, un realismo que aporte respuestas a la miseria y el paro sin que se resienta la economía". Fue una ruptura completa con el golpe de timón a la izquierda" decidido el año pasado en el congreso de Liévin, cuando Emmanuelli fue confirmado como secretario general tras la caída en verano de Michel Rocard. En aquel momento se confiaba aún en que Jacques Delors fuera candidato a la presidencia, y Jospin se mantuvo al margen del congreso.

La confirmación de Lionel Jospin como primer secretario se produjo en una reunión extraordinarla celebrada en La Défense (afueras de París) ante unos 2.000 militantes. Fue, en cierta forma, el primer gran hito del posmitterrandismo. El partido de corrientes creado por François Mitterrand en Epinay en 1971 se convirtió ayer, en teoría al menos, en un partido homogéneo. Tanto Jospin en su anterior época como primer secretario (1981-1988) como sus sucesores Laurent Fabius, Michel Rocard y Henri Emmanuelli agotaron sus fuerzas en constantes luchas internas entre barones. El primer secretario saliente, Henri Emmanuelli, deseó "mucha suerte" a su sucesor y le ofreció su "completa colaboración".

Jospin tiene ahora las manos libres para renovar el PS, aunque en la composición del nuevo secretariado nacional presentado ayer, con 19 miembros, se procuró dar representación a las principales corrientes. En el secretariado se echaban en falta dos de las figuras ascendentes del socialismo francés: la ex ministra Martine Aubry, carismática hija de Jacques Delors, y Catherine Trautmann, alcaldesa de Estrasburgo. Pese a ser jospinistas, ambas declinaron la petición de Jospin para poder dedicarse plenamente a tareas municipales. La decisión de las dos mujeres indica la importancia que para el PS tiene en estos momentos el poder local, dada la ínfima representación en la Asamblea Nacional: una cincuentena de escaños para un total de 577.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción