Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ASTRONOMÍA

La Luna tiene una atmósfera de sodio de 15.000 kilómetros de altura

, La atmósfera de la Luna llega a 15.000 kilómetros de altura desde la superficie, el doble de lo que se creía hasta ahora, según una investigación realizada por dos investigadores de la Universidad de Boston (EEUU) durante un eclipse.La Luna tiene una atmósfera muy leve compuesta por iones de sodio, más parecida al interior de una bombilla de alumbrado público que a la capa de aire que rubrela Tierra. En el último número de la revista Nature, Michael Mendillo y Jeffrey Baumgardner extienden esta liviana capa hasta una distancia equivalente a nueve radios lunares. Además, creen que la existencia de la atmósfera lunar se debe a la acción de la luz solar y al calor reflejado por la superficie del satélite y no, como se pensaba, al viento solar (protones y electrones desprendidos de la estrella).

Estos dos investigadores llegaron a esta conclusión observando el efecto sobre la atmósfera de sodio durante un eclipse, aprovechando que la Luna, en ese momento, está protegida del Sol por la Tierra, reduciendo la influencia del viento solar sobre su atmósfera.

La magnetosfera terrestre espacio alrededor del planeta dónde las partículas cargadas del viento solar son atrapadas en el campo magnético apantalla, la superficie de la Luna frente al viento solar durante tres o cuatro días al mes, cuando hay luna llena. Las investigaciones previas ya habían sugerido que el brillo del sodio decrece durante este periodo, pero no se había logra do una confirmación directa.

Mendillo y Baumgardner aprovecharon un eclipe total de Luna, cuando la superficie del satélite está en la sombra dé la Tierra, permitiendo observar directamente la extensión completa de la atmósfera de sodio. Hicieron la observación el 29 de noviembre de 1993.

El hecho de que se apreciara una atmósfera lunar extendida, al pesar del apantallamiento del viento solar era una "clara contradicción", dice Mendillo, con hipótesis previas que sugerían que la reducción del viento solar provoca una reducción de la atmósfera lunar. "El viento solar no puede ser el agente dominante de la producción de esa atmósfera extensa", concluye.

Estos dos científicos consideran que el descubrimiento tiene implicaciones para la comprensión de la atmósfera de los planetas, sobre todo de Mercurio. Este tiene su propia magnetosfera para desviar el viento solar, lo que sugiere que allí, como en la Luna, el flujo de partículas cargadas procedentes de la estrella no pueden ser la fuente principal de la atmósfera planetaria.

CopyRight Nature News Service

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de octubre de 1995

Más información

  • PLANETAS Y VIENTO SOLAR