Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

Los economistas empiezan a evaluar el coste de evitar el cambio climático

La comisión del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) inicia hoy en Montreal (Canadá) una reunión para elaborar el informe definitivo acerca de los costes y beneficios de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero implicadas en el calentamiento de la Tierra.Si el planeta se está calentando debido al uso de combustibles fósiles, ¿cuánto costaría remediar el problema?, ¿merecería la pena económicamente? Algunos economistas dicen que reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2 ) en un 20%, como se propone el tratado de Cambio Climático de 1992, afectará a la economía reduciendo el producto interior bruto (PIB), en EE UU, por ejemplo, en un 1 % o un 2%. Otros, sin embargo, sostienen que se puede atajar el problema mejorando la eficacia de la producción energética, con el consiguiente beneficio.

El debate sobre costes y beneficios se ha hecho más urgente ahora que IPCC concluye, por primera vez, que al menos parte del calentamiento global registrado en el último siglo se debe, probablemente, a los gases de efecto invernadero emitidos por la actividad humana. El IPCC estima que las temperaturas medias superficiales del planeta aumentarán en los próximos cien años a menos que se reduzcan las emisiones de CO2 y que este calentamiento causará grandes alteraciones en el medio ambiente y en la economía de muchos países.

Eficacia energética

En general hay un acuerdo respecto a cómo se pueden controlar las emisiones mejorando la eficacia de la producción energética. Pero a partir de esta idea empiezan las discusiones.

Unos sostienen que con los medios disponibles ahora para mejorar la eficacia energética, como iluminación o coches más eficientes, las emisiones podrían reducirse en un 60% en las próximas décadas. Al mismo tiempo según este análisis, estas medidas incrementarían el PIB en un 2%, sin incluir los beneficios de evitar los daños causados por el cambio climático.

En el lado opuesto están los economistas cuyas predicciones indican que la reducción de las emisiones en un 20% bajo los niveles de 1990 en el año 2010 reduciría el PIB. Están de acuerdo en que se puede mejorar la eficacia energética, pero no tanto como para solucionar el problema de las emisiones

El IPCC afirma en un borrador que debería haber dos fases de reemplazamiento tecnológico en el próximo siglo con diferentes oportunidades para adoptar alternativas. Tiene sentido económico, señalan muchos expertos, utilizar ahora combustibles baratos mientras se invierte en investigación que pueda reducir mañana el coste de las energías alternativas y hacerlas más atractivas cuando empiece la siguiente fase de inversiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de octubre de 1995