Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reactivada la investigación, por la muerte de García Goena

El juez Baltasar Garzón ha reactivado la investigación por la muerte del prófugo Juan Carlos García Goena, el último asesinato de los GAL, con las citaciones de varios testigos entre los que figuran la viuda, Laura Martín Garrido, y el antiguo miembro de los GAL Daniel Fernández Aceña, que fue condenado a 29 años de prisión por la muerte del ferroviario francés Jean Pierre Leyba, perpetrada en marzo de 1984.

Garzón, sin embargo, ha decidido no citar a declarar todavía ni al anterior jefe del cuartel de Intxaurrondo, el general Enrique Rodríguez Galindo, ni del industrial de Irún presuntamente vinculado a los GAL Victor Manuel Navascués Gil.

Las declaraciones de ambos habían sido solicitadas por el abogado Juan María Bandrés, que ejerce la acusación particular, pero el magistrado desea que antes de decidir sobre los interrogatorios del general Rodríguez Galindo y de Navascués se realicen una serie de diligencias.

El juez quiere disponer de los datos, fotografías pasadas y recientes, y partida de defunción del miembro de los GAL recientemente fallecido Carlos Gastón, así como si la causa de la muerte fue natural o si se abrió algún proceso a ese respecto.

También se pide al jefe de policía de Bilbao que facilite información de los datos personales y domicilio actual de Navascués, un antiguo colaborador del diario Egin llamado José Luis García Anuarbe, así como la identidad del jefe de la Brigada de Información de Irún, que respondía al apodo de Kunta.

La Guardia Civil deberá informar sobre uno de sus agentes, llamado Andrés, que estuvo destinado en la frontera de Irún a finales de 1983. El juez ha incorporado al sumario 9/ 89 la declaración realizada por Aceña en 1988 en el caso GAL y le ha citado como testigo el próximo 23 de octubre para que ratifique aquellas afirmaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de octubre de 1995