Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guterres opta por la moralización en el Gobierno portugués

Antonio Guterres comenzó a destapar el futuro Gobierno portugués: en los nombres de cuatro de los principales ministros de su equipo se adivina la voluntad moralizadora del líder socialista. El eurodiputado socialista Antonio Vittorino, íntimo colaborador, hombre de confianza y estrella en ascensión del partido, acumulará los cargos de ministro de la Presidencia y de Defensa.

Jaime Gama, que fue en la última legislatura jefe del grupo parlamentario, vuelve a la cabeza del Ministerio de Exteriores, por donde ya pasó como miembro del último Gobierno presidido por Mario Soares.

Para ministro de Finanzas, Guterres escogió a Antonio Sousa Franco, actual presidente del Tribunal de Cuentas, un socialdemócrata que protagonizó una de las primeras disidencias del partido, entonces dirigido por Francisco Sá Carneiro, y fue, como fiscalizador de las cuentas públicas, una de las bestias negras de los últimos años del Gobierno cavaquista.

Con sus primeras decisiones, Guterres da una clara señal de su voluntad de moralizar la gestión de los dineros y de la Administración pública, en detrimento de economistas más brillantes que colaboraron en la elaboración del programa socialista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de octubre de 1995