Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abogado insiste en que Domínguez debe cobrar porque es un arrepentido'

Jorge Manrique, abogado del ex policía Michel Domínguez, mantiene que su cliente tiene derecho a cobrar 500.000 pesetas al mes en compensación por su colaboración como arrepentido y colaborador del caso GAL. "Si mi cliente no es testigo para cobrar, tampoco lo es para prestar declaración", argumentó el letrado en respuesta a la decisión del juez Eduardo Moner, que considera imppocedente el pago de medio millón al ex policía.

Moner, instructor del caso GAL en el Supremo, considera que al no tratarse de un testigo, sino de un penado y procesado, Domínguez no puede acogerse a la Ley de Protección de Testigos y Peritos, en la que éste basaba su petición económica.

El abogado Manrique, en declaraciones a Servimedia, recordó que el juez Baltasar Garzón atribuyó a Domínguez la condición de testigo. "El problema ahora es que si el nuevo juez instructor dice que mi cliente no es testigo, todas las declaraciones que ha hecho en la causa tendrán que se declaradas nulas", afirma el letrado. Según su teoría, 21.000 de los 25.000 folios que conforman el sumario "no sirven para nada".

"Si no es testigo para cobrar, tampoco es testigo para prestar declaración", proclamó Jorge Manrique, quien entiende que si su cliente hubiera declarado como imputado en la causa debería haberlo hecho en presencia de un abogado, cosa que no ha hecho. "Sus declaraciones, igual que los careos que se han producido, fueron entre testigos e imputados", agregó.

Domínguez argumenta que con su trabajo de agente de seguros no gana suficiente porque "ahuyenta a los clientes" con la que inseguridad que transmite.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de octubre de 1995