Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"En Madrid hallamos soledad entre cuatro millones de personas"

Está al frente de uno de los clubes con más socios de España. Juan José Cantalapiedra, vallisoletano de 52, años, es el nuevo presidente de Federación de Casas Regionales de Madrid. A su cargo están 98 casas regionales repartidas por toda la comunidad, con más de medio millón de asociados -más de dos millones de personas pertenecen a alguna casa regional en todo el país-. Estas asociaciones cuya financiacion corre en parte a cargo de las comunidades autónomas de origen, complementaban hasta ahora sus ingresos realquilando la titularidad de los bingos. La nueva ley del juego, elimina esta posibilidad y ha obligado a Cantalapiedra a negociar con la Comunidadd de Madrid para conseguir una compensación al negocio perdido de los bingos.Pregunta. ¿Qué es lo que más deprime a los forasteros que llegan a Madrid?

Respuesta. Seguramente, la falta de comunicación con la gente que les rodea. Ya no sólo los que vienen de un pueblo, sino de una ciudad media. Allí saben dónde pueden encontrar a la gente que conocen. Aquí encuentran una tremenda soledad entre 4 millones de personas.

P. ¿Todavía siguen siendo presa fácil para los timadores?

R. Afortunadamente los casos que conozco son sólo los que publica la prensa. La gente es más espabilada. Las sorpresas se las llevan algunos en la adquisición de una vivienda.

P. Para sorpresa la que les dio la Comunidad con la nueva Ley del Juego.

R. La pérdida de titularidad de los bingos nos ha hecho mucho daño. Antes la ley sólo permitía la titularidad a entidades sin ánimo de lucro, como las casas regionales, pero la nueva normativa elimina este requisito. Las empresas de servicios, explotaban los bingos tenían un acuerdo para pagarnos un canon fijo a las casas regionales, pero ahora ya no nos necesitan y con ello hemos dejado de ingresar unos 450 millones de pesetas al año.

P. ¿De dónde va a salir ahora ese dinero?

R. Estamos negociando un convenio con la con sejería de Hacienda de la Comunidad. El problema se resolvería con unos 200 millones de pesetas, frente a los 30.000 millones de beneficios que va a obtener la Comunidad con el cambio de titularidad. Hay unas doce casas regionales que corren el riesgo de desaparecer, porque se han comprometido a pagos contando con el dinero del bingo, que ahora no percibirán.

P. ¿Cuáles son sus objetivos?

R. Ahora los fines van más allá del folclore y el traje regional. El calendario cultural es más extenso: corales, teatro, danza, actividades deportivas, excursiomismo, viajes y el tratamiento del tema de la drogadicción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de octubre de 1995

Más información

  • JUAN JOSÉ CANTALAPIEDRA - PRESIDENTE DE CASAS REGIONALES