Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los afectados de la colza protestarán durante el juicio a altos cargos

El próximo día 9, los afectados de la colza se manifestarán frente a la Audiencia Nacional, donde ese día comenzará el juicio contra ocho cargos de la Administración por el envenenamiento masivo. Así lo decidieron por unanimidad los asistentes a la asamblea celebrada ayer tarde en Leganés por la Asociación Nacional de Afectados por el Síndrome Tóxico (Anasto), con sede en esta localidad. Los afectados consideran que durante esa jornada habrá maniobras" para que la vista se suspenda.Arcadio Fernández, presidente de Anasto, ha señalado que se trata de un sumario sencillísimo, y "si no hay trampa se condenará al Estado como responsable civil subsidiario". Para los ocho altos cargos, el presidente espera "penas benevolentes". Los afectados se mostraban consternados por la sentencia de la presa de Tous. "Es increíble que unos jueces tengan la desfachatez de decir que todo está bien; nosotros, ni aceptaremos ni acataremos una sentencia que no condene al Estado", concluyó Fernández.

El presidente también anunció que está prácticamente cerrado un acuerdo con una entidad financiera de Estados Unidos, cuyo nombre no quiso hacer público, para que se haga cargo de adelantar las indemnizaciones si hay sentencia condenatoria. El pago se realizaría incluso aunque la decisión judicial fuera recurrida ante otros tribunales y "en condiciones favorables para los afectados". De los 400.000 millones de indemnizaciones fijadas para los enfermos y familiares de fallecidos por la colza, esta entidad asumiría inicialmente los 1.000 millones que corresponden a los socios de Anasto.

La asociación cuenta con 6.000 miembros, en su mayor parte de municipios del sur de Madrid. También hay socios de las provincias de Salamanca, León y Ávila. A la asamblea acudieron más de un millar de afectados. En los municipios del sur de la región están registrados más de un tercio de los 1.000 muertos de la colza y varios miles de enfermos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de octubre de 1995