Desbaratado un fraude empresarial de 1.000 millones

El plan de estafa era perfecto. Un pequeño detalle, sin embargo, alertó a la policía del supuesto fraude bancario y un industrial de 57 años fue detenido por presentar 20 recibos presuntamente falsos en tres entidades bancarias. El fraude asciende a 1.000 millones de pesetas, según informó ayer la Jefatura Superior de Policía.El arrestado, Darío N. H., trataba de negociar con las sucursales de crédito, dos, de ellas en. Madrid y la otra en una ciudad europea, mediante la presentación de fotocopias supuestamente acreditativas de los recibos empresariales, acompañados de un certificado de garantía.

La fecha de vencimiento de los avales estaba fijada para el. próximo día 20 de octubre. Hasta ahí, todo correcto. Sin embargo, un dato alertó a los expertos en la investigación de delitos económicos.

Una de las garantías documentales estaba rubricada por un ejecutivo de la Caja General de Ahorros de una capital andaluza, absorbida por la fusión de la Caja Provincial de esa ciudad. Investigaciones posteriores verificaron la falsedad de los avales. De momento, todavía no han sido localizados los originales de los recibos empresariales.

El industrial detenido no tiene antecedentes policiales. Sin embargo, los investigadores no descartan que haya otros implicados en el fraude.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de agosto de 1995.