Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enredo por una licencia

En la Puerta del Sol, cuartel general de la Comunidad de Madrid, ni se concedió licencia ni se acordó autorizar la reforma de la plaza de Oriente. Los permisos se decidieron en la Dirección General de Patrimonio Cultural (plaza de España, 8). Pero Alberto Ruiz-Gallardón, presidente regional" anunció el jueves el acuerdo de su Gobierno para la concesión, a propuesta del consejero de Educación, Gustavo Villapalos, de la licencia definitiva de esta obra. Villapalos lo negó por la tarde y explicó que había dudas respecto al departamento regional encargado de tramitar la licencia. En realidad, tan sólo era un travieso juego de palabras sin efecto práctico alguno. Las excavadoras ya puedan abrir en canal la plaza de Oriente.El enredo del jueves se resolvió ayer con dos gestiones de urgencia. Por un lado, el presidente regional dio "verbalmente" al alcalde el permiso pata reformar la plaza de Oriente, según informó el propio José María Álvarez del Manzano. Por otro, el consejero de Educación y Cultura, Gustavo Villapalos, remitió al Ayuntamiento un escrito favorable a la obra, el único válido, que firmó el día 26 de julio -escrito al que no se refirió un día después cuando expresó a EL PAÍS sus dudas sobre el departamento al que le correspondía tramitar este asunto-.

El alcalde de Madrid, según una nota de prensa difundida por el Ayuntamiento, explicó ayer que tanto Ruiz-Gallardón como Villapalos le dijeron: "Después de examinado el estudio de Bellas Artes, se autorizan de modo definitivo las obras de la plaza de Oriente".

Sin embargo, ese estudio de Bellas Artes tiene tres años de antigüedad, según indicó Villapalos en Onda Madrid. El consejero de Educación declaró: "Se trata de un tema viejo. Hace ya tres años, la Academia de Bellas Artes hizo un informe favorable a las obras de la plaza de Oriente".

El escrito oficial que autoriza el comienzo de las obras en las zonas sur y este -la zona norte ya tenía permiso socialista- ordena "conservar in situ los restos de la atalaya del siglo XI y posibles estructuras ane,jas". También reclama una estancia permanente para mostrar los valores "que se perderán en el proceso de construcción del aparcamiento subterráneo". Lo firma, el 26 de julio de 1995, José Miguel Rueda Muñoz de San Pedro, director general de Patrimonio Cultural. Ese mismo día, su jefe, Gustavo Villapalos Salas, resuelve: "Que por lo que a la Consejería de Educación y Cultura toca, no existe inconveniente para la realización de las obras por parte del excelentísimo Ayuntamiento de Madrid en el proyecto de remodelación de la plaza de Oriente". En ninguno de los permisos se menciona el crucial informe de Bellas Artes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de julio de 1995