Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo confirma la sentencia y de Alcalá 20

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha dictado una sentencia que confirma casi por entero la elaborada por la Audiencia de Madrid tras el juicio por el incendio de la discoteca Alcalá 20, ocurrido en la madrugada del 17 de diciembre de 1983 y en el que fallecieron 81 personas.El Supremo solamente modifica la sentencia respecto al funcionario Guillermo Herranz Acero, quien fue condenado por la Audiencia de Madrid a dos años de cárcel por un delito de imprudencia temeraria con resultado de muerte. Pero el Supremo considera que su actuación no es constitutiva de delito, sino de una falta simple de imprudencia con infracción de reglamento con resultado de muerte, lesiones y daños, por lo que le rebaja la pena a un mes de arresto y multa de 100.000 pesetas.

PASA A LA PÁGINA 3

Los dueños de Alcalá 20 deben indemnizar a los del teatro Alcázar

VIENE DE LA PÁGINA 1

El Tribunal Supremo también ha modificado el fallo de la Audiencia de Madrid de modo que los seis condenados deberán de indemnizar de forma solidaria a los propietarios del teatro Alcázar (en cuyos bajos se ubicaba la discoteca) por los perjuicios causados por el cierre del mismo tras el incendio de la discoteca Alcalá 20. Además, declara la responsabilidad civil subsidiaria del Estado en la parte que le corresponda a Herranz Acero.

La Audiencia de Madrid condenó a dos años de prisión por un delito de imprudencia temeraria con resultados de muerte, lesiones y daños a Carlos de Mendoza, Doroteo Martín Gómez, Pedro Rascón Bravo, Emilio Urdiales, Miguel Gabaldón y Guillermo Herranz, y el Tribunal Supremo ha confirmado ahora todas las penas excepto la que se refiere al último de los acusados, al que le ha rebajado la pena a un mes de arresto únicamente.

El Supremo, asimismo, ha confirmado la absolución del ex concejal del Ayuntamiento de Madrid Emilio García Horcajo del delito de imprudencia temeraria del que se le acusaba, del procesado Miguel Gabaldón López, al que se le imputaba otro delito por falsedad en documento oficial, y de Guillermo Herranz, a quien se acusaba igualmente del mismo delito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de julio de 1995

Más información