Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pelotón belga, bajo mínimos

Los belgas siguen pasando calamidades. El equipo belga por excelencia, el Lotto, ha salido malparado de los Alpes. En el ecuador del Tour, la formación ha quedado reducida a... dos corredores, Farazjin y Tchmil. Teniendo en cuenta que el segundo era el único corredor no belga del Lotto (es ucranio) el asunto tiene mal cariz. Jean Luc Vandenbroucke, el director, dice no comprender nada de lo que ha pasado (cinco de sus corredores han sido eliminados por llegar fuera de control) y se dispone a tomar algunas decisiones. Por ejemplo, devolver algún coche a la organización, porque ¿de qué sirven cuatro coches para atender a dos corredores?. Por ejemplo, enviar algún mecánico a casa ("Para limpiar dos bicicletas me basto yo solo"), dijo uno de ellos. Lo malo es que, los dos supervivientes no están capacitados para hacer mucha vida en común: Tchmil habla francés, de acuerdo, pero Farazjin se expresa en una mezcla de flamenco "que no puede entener ni siquiera un natural de Amberes", reconoció su director.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 1995