Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída del primer enclave preludia de los vecinos Zepa y Gorazde

Srebrenica es la primera zona protegida por la ONU en Bosnia abandonada sin rubor por sus teóricos protectores. Su caída preludia la de enclaves musulmanes vecinos, como Zepa y Gorazde, insostenibles a corto plazo sin una frontal intervención armada de la comunidad internacional. Si así fuera, los ultranacionalistas habrían conseguido por vez primera en tres años la continuidad geográfica de todos los territorios serbios al este de Bosnia, con excepción de Sarajevo. Pale ha declarado repetidamente que toda la franja al oeste del Drina, donde se asienta. la mayoría de los enclaves, es territorio exclusivamente serbio. La guerra implacable que hacen los serbobosnios para homogeneizar étnicamente el terreno conquistado convierte en pura propaganda las declaraciones de ayer sobre su deseo de que los bosnios permanezcan en Srebrenica.Las denominadas zonas protegidas -hasta el martes eran seis en Bosnia-Herzegovina- son enclaves de población básicamente musulmana aisladas en zonas conquistadas por los serbios, completamente cercadas por ellos desde hace tres años y abastecidas exclusivamente con su permiso por las organizaciones humanitarias internacionales. El Consejo de Seguridad de la ONU se comprometió, en junio de 1993, a emplear la fuerza para impedir su caída o los ataques contra su población civil. En 1994, la OTAN puso, a tal efecto, su fuerza aérea a disposición de la ONU. Sarajevo, donde los cascos azules hace meses que tiraron la toalla, es el más notorio de estos reductos donde sus habitantes están a salvo. Los restantes son Zepa, Gorazde, Bihac y Tuzla, éste en territorio gubernamental bosnio.Traición internacional

La eventual evacuación de los miles de fugitivos de Srebrenica, que comienza a ser sugerida en la ONU, chocaría, como en pasadas circunstancias similares de mucha menor envergadura, con la oposición del Gobierno de Sarajevo, que no sólo se considera traicionado por la comunidad internacional, sino que ve en este tipo de medidas una nueva purificación étnica, aunque encubierta.

El último informe del relator de la comisión de Derechos Humanos de la ONU para la ex Yugoslavia, Tadeusz Mazowiecki, establece que los serbios prácticamente han concluido la expulsión de los no serbios de las zonas que controlan en Bosnia, el 70%, su principal objetivo junto con la conquista territorial Según Mazowiecki, ex prime ministro polaco, los musulmanes han pasado en estos territorios de ser unos 360.000 en 1991, a la décima parte actualmente; y la població croata ha bajado de 180.00 personas a menos de 30.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de julio de 1995