El Rey garantiza a Václav Havel que España impulsará la integración checa en la UE

Los Reyes llegaron a la capital checa tras una visita de tres días a Austria. Don Juan Carlos repitió en Praga el mensaje que ya lanzó en Viena: el rotundo apoyo español a los países que están llamando a la puerta de la UE y la compatibilidad de ese respaldo con la proyección mediterránea que España quiere dar inientras esté al frente de la Unión.El Rey aludió en su discurso al reto de desarrollar la política europea de seguridad y defensa ante los nuevos conflictos del viejo continente. Don Juan Carlos señaló la necesidad de desarrollar "el proceso de transformación de la Alianza Atlántica, un proceso en el que las reflexiones de la República Checa serán bienvenidas".Este país se constituyó el 1 de enero de 1993, tras la escisión de la antigua Checoslovaquia en dos estados: la República Checa y Eslovaquia. El Gobierno checo, que ha logrado para su país el estatuto de asociado a la Unión Europea Occidental (UEO), tiene como uno de sus principales objetivos la integración en la OTAN.

Defensa europea

Las autoridades checas se han sentido desconcertadas al entender que su adhesión se está dilatando por un veto de Rusia a la ampliación de la organización de defensa europea.

Don Juan Carlos felicitó al pueblo checo por sus éxitos en el camino a la democracia, un trayecto difícil "porque las transformaciones nunca son sencillas". "Lo sabemos por propia experiencia", dijo.

Havel también aludió en su brindis a las semejanzas entre la transición democrática de España y la República Checa. "Esta evolución conllevó momentos peligrosos, así como una larga y difícil superación de ese pasado sombrío", dijo el presidente checo, que destacó la admiración de su pueblo hacia el papel del Rey en la transición española, sobre todo en su intervención contra el golpe de Estado del 23-F.

Havel, que había reiterado su admiración y amistad. hacia don Juan Carlos en una conferencia de prensa por la mañana, aseguró que no hay ahora "nada que pueda alejar" a España de su país y dejó clara su confianza en que el semestre de la presidencia española y, más adelante, la conferencia intergubernamental europea de 1996, consoliden los peldaños de la integración checa en las estructuras europeas. En opinión de Havel, este proceso se completará antes del fin de milenio.

El Rey recibió de manos de Havel el collar de la Orden del León Blanco, una distinción recién creada y que se entrega al Monarca español por primera vez. Don Juan Carlos, por su parte, hizo entrega al presidente checo del collar de la Orden de Isabel la Católica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de julio de 1995.

Lo más visto en...

Top 50