Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investigación del 'caso Sóller' tiene indicios e una 'caja b' en las cuentas del PP de Baleares

La investigación judicial del caso Sóller está actualmente encaminada en buena parte a determinar si el PP de Baleares documentó en su contabilidad oficial los supuestos donativos o comisiones ilegales recibidos del concesionario de las obras y explotación del túnel, en 1989. Es una de las líneas clave del trabajo de los investigadores, que se sustenta en los, indicios de que el partido de Aznar en las islas manejó presuntamente una caja b para gastos electorales y actividades políticas dotada en 1989 con 50 millones de pesetas, donados por el empresario del túnel.

El PP, aparentemente, pagó gastos electorales y abonó cantidades a dos políticos que apoyaban su gestión en Baleares. Durante once meses la organizaclón del PP manejó, según la policía, 50 millones en cheques bancarios que estuvieron fuera la circulación mercantil habitual.Ayer, el dirigente nacional del PP, Carlos Argos, designado por José María Aznar para esclarecer a nivel interno este asunto, se entrevistó en Mallorca con el presidente balear, Gabriel Cañellas, y con su mano derecha, el secretario general del PP y consejero de la Función Pública, José Antonio Berastaín. Éste es señalado en el atestado judicial como supuesto operador de las finanzas paralelas del PP, toda vez que era director de las campañas electorales y apoderado de las finanzas.

Un sumario judicial recoge detalladamente cómo supuestamente el PP usó cheques bancarios anónimos y opacos -desgajados de un pagaré del Tesoro de 50 millones- y efectuó, a veces desde sus cuentas bancarias, distintos pagos con talones al portador a proveedores. El Tribunal Superior de Justicia de Baleares, en paralelo, instruye una causa penal para conocer si el Gobierno balear cometió un presunto delito continuado de prevaricación en la adjudicación del túnel de Sóller.

La conexión de la posible concesión irregular, según Izquierda Unida, de las obras del túnel con el cobro de presuntas comisiones o la recogida de donativos es otro de los objetivos judiciales. El Tribunal Superior espera que la dirección del PP balear le remita de manera detallada los movimientos económicos del segundo semestre de 1989. La organización nacional del Partido Popular entrega anualmente al Tribunal de Cuentas la contabilidad de sus organizaciones territoriales y de sus campañas electorales. La documentación del ejercicio de 1989 -el inmediato posterior a la concesión del túnel será contrastada con los datos que aporte el partido de José María Aznar y con los atestados de los peritos judiciales.

"La Posible existencia de una caja b es una bomba de relojería", indicó ayer una fuente próxima al caso. En medios de la investigación se insiste en detallar cómo las presuntas comisiones recibidas por el PP están recogidas en ocho informes periciales de la policía y Hacienda, elaborados a lo largo de más de cuatro meses y que se realizaron por indicación y con intervención del Juez de instrucción Pere Barceló.

El ritmo de la investigación oficial que implica indirectamente al PP fue ajeno a las contingencias electorales últimas y el secreto del sumario fue levantado después de las elecciones. "El pago de los 50 millones del pagaré y el pase en mano del maletín de 72 millones en billetes de 10.000 pesetas se conocía por los investigadores desde hacía dos rneses", agregó la misma fuente.

El sumario por presunta estafa y apropiación indebida del que se acusa al empresario del túnel, por presunto desvió de fondos de la compañía del túnel, aporta referencias documentales sobre pagos y transferencias bancarias efectuadas a través de cuentas del PP en cada una de las islas Baleares, en las que tenía firma autorizada los máximos dirigentes del Partido Popular.Posición de Aznar

El líder nacional del PP, José María Aznar, se pronunció ayer de nuevo en los cursos universitarios de El Escorial sobre el caso Sóller, para recordar que tenía un compromiso personal y político contra la corrupción "la haga quien la haga", indicó, "y afecte a quien afecte". Señaló que antes de tomar decisiones es preciso tener información, y matizó: `Yo no soy el vengador justiciero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de julio de 1995

Más información

  • La comisión interna del partido se entrevista con Cañellas en Palma