Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aparece la versión española de las cartas fantásticas Magic, el juego de moda

Un duelo de magos arrasa entre los jóvenes

Los numerosos aficionados españoles a Magic, el juego de cartas coleccionables de moda en todo el mundo, ya no tendrán que luchar con el inglés para descifrar los esotéricos textos de sus naipes ("Diablillo del pantano", "Sombra gélida", "Incursores del Erg"). Acaba de aparecer en España -primera edición limitada de 10 millones de cartas- la versión en castellano del juego, que ya ha causado furor entre los adolescentes en su versión original y que ahora, si ocurre como en países que cuentan con su edición, está destinado a arrasar.

"Ángel de Serra. Invocar ángel. Vuela. El Ángel de Serra no se gira al atacar. Nacido con alas de luz y una espada de fe, esta encarnación celestial personifica la furia y la pureza. 4/4" [valor ataque / defensa]. Son algunas de las claves de Magic: El Encuentro, que en España comercializa y distribuye la editorial Martínez Roca, del grupo Planeta. La presentación oficial del Magic español coincide con el campeonato estatal del juego, que se desarrolla estos días en Madrid.Magic, que ha prendido sobre todo entre los adolescentes, enfrenta a dos jugadores, cada uno con su propia baraja, confeccionada al gusto, con una selección de las numerosas cartas distintas disponibles -en la edición inglesa, más de mil; en España, de momento, 363- El juego consiste en un duelo de magos en el que hay que intentar eliminar al rival lanzándole conjuros (en forma de espíritus, criaturas fabulosas, artefactos mágicos), que son las cartas. Cada naipe tiene unos dibujos de género fantástico, un texto explicativo de su funcionamiento y otro texto de tipo literario. Si ante una carta-conjuro del rival el jugador no puede oponer otra defensiva que la contrarreste, pierde determinados puntos de vida, hasta quedar eliminado. La partida dura entre 15 y 20 minutos.

Sobres de cromos

La unidad de venta es un paquete de cartas con 60 naipes seleccionados al azar. Estos naipes pueden complementarse con otros, que se adquieren en sobres de 15, como los cromos. Hay cartas muy frecuentes y otras muy raras, que son más poderosas. Los aficionados compran -a veces por precios astronómicos-, canjean y hasta alquilan esas cartas en un mercado negro paralelo muy activo. Periódicamente se lanzan ampliaciones del juego (nuevas series de cartas).

Magic, que apareció en EE UU hace tan sólo dos años como producto de una pequeña empresa de juegos, Wizard of the Coast, ha provocado una auténtica revolución en el sector lúdico, convirtiéndose en un fenómeno similar al de los juegos de rol, que se ven amenazados por la pujanza de la nueva moda. De hecho, están apareciendo versiones en juego de cartas coleccionables de los más importantes juegos de rol. Este otoño, precisamente, aparecerá en España, de la mano de Joc Internacional, empresa que competía para hacerse con Magic, la versión en castellano de las cartas coleccionables sobre la Tierra Media, el mundo fantástico de Tolkien que dio pie a uno de los juegos de rol más populares. "Se van a lanzar en todo el mundo 100 millones de cartas de golpe, de las que a nuestra edición corresponde un 8% o un 10%; en Internet se ha podido detectar ya que la expectación por este juego es enorme", dijo Francesc Matas, responsable de Joc Internacional. También va a aparecer el juego de cartas coleccionables de Star Wars.

La primera edición de Magic, de 10 millones de naipes, 363 cartas distintas con el clásico borde negro de las ediciones limitadas, está destinada a ser objeto de coleccionistas (e incluso de culto). La siguiente, en septiembre, con el corriente borde blanco, la doblará o triplicará en volumen de cartas. Martínez Roca quiere hacer llegar Magic a grandes superficies, librerías no especializadas, quioscos y otros puntos de venta a los que no había accedido hasta ahora. En otoño, la misma editorial lanzará las novelas realizadas a partir del juego, empezando por el primer libro, Arena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de julio de 1995