Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Minimax, un canal sin violencia exclusivo para el público infantil

La audiencia televisiva infantil se pega unos tremendos madrugones para ver la programación que las cadenas generalistas le preparan como desayuno o bien opta por curiosear los espacios para mayores. Los niños de hogares parabolizados tienen más suerte y pueden captar las emisiones vía satélite exclusivas para ellos con un horario amplio. En inglés existe el Cartoon Netwoork, pero también hay un canal en castellano, Minimax (Astra 1C, 36), que desde enero de 1994 oferta diversos espacios -porque no sólo de dibujos viven las criaturitas- con el denominador común de la no violencia y una fuerte presencia creativa europea.

"Minimax es un canal para que los padres estén tranquílos", afirman sus responsables, preocupados por el incremento de televisión basura que consumen los niños (encuestas y estudios de expertos demuestran que los niños se tragan vorazmente los espacios para adultos)."Queremos cubrir un lugar vacante en el panorama audiovisual español: ofrecer a los niños una programación de calidad, entretenida y educativa. En todo momento, Minimax respeta el acuerdo deontológico firmado en abril de 1993 entre el Ministerio de Educación y las televisiones españolas, con el que se pretende evitar la emisión de programas con cualquier tipo de contenido agresivo o de violencia gratuita", sostiene Silvia Lama, responsable de compras y programación de Minimax.

Esta joven cadena por satélite se emite todos los días de ocho de la mañana a nueve de la noche. Desde su nacimiento, en enero del pasado año, Minimax ha estrenado más de 4.500 episodios de unas 150 producciones distintas y unas 100 películas. Presenta al mes unos 250 episodios de estreno, tanto de series de dibujos animados o plastilina como de documentales sobre naturaleza o de teleseries de aventuras en imagen real. El denominador común, según Silvia Lama, es que "los contenidos sean positivos". Otro aspecto que destaca es la presencia de producto europeo. En este sentido, Minimax proyecta participar en coproducciones europeas. "Aunque en España no haya cuotas, emitimos un 50% de programas elaborados en Europa y en lo que se refiere a producciones españolas, unos. meses hemos tenido casi un 10% y otros más de un 30%", añade Lama.

A diferencia del Cartoon Network, que echa mano de un copioso archivo animado (unas 8.500 piezas) procedentes de los estudios de Hanna-Barbera, la MGM y la Warner Bros, Minimax se nutre de diversas fuentes e investiga en diferentes mercados televisivos y cinematográficos.

Minimax cierra su programación infantil a las 21.00. A partir de esa hora, cede espacio a los eventos deportivos, como ocurre en estos días con el tenis de Wimbledon. En un futuro próximo, Minimax será aún más max, con programas dedicados a los jóvenes telespectadores que pueden nocturnear un poco. "Queremos emitir pequeños magazines y concursos de elaboración propia. La intención es personalizar la cadena y facilitar la comunicación con la audiencia infantil, abordando temas que realmente interesen a niños y niñas, ya que la oferta que hay en el mercado para ellos es muy pobre", afirma Lama.

Esta ventana de imágenes para el público infantil se incluye dentro de la oferta de CanalSatélite, paquete de emisiones a través del Astra que incluye cuatro canales en castellano: Cinemanía, con películas relevantes del pasado y la actualidad; Cineclassics, filmes para cinéfilos, en blanco y negro; Documanía, dedicado por entero a los documentales, y Minimax. Estos canales temáticos, sin interrupciones publicitarias, se engloban en un concepto de "televisión a la carta", en la que la multidifusión de los espacios permite a los espectadores programarse el mejor momento para ver sus espacios preferidos.

'La hora peque'

Los críos pasan de sus fantasías nocturnas a las fantasías animadas", pensó Silvia Lama viendo a sus sobrinos desayunar cereales y galletas mezclados con imágenes televisivas. Y eso piensa cada vez que rastrea en un mercado "productos interesantes" para La hora peque, el niño mimado de Minimax. Desde el pasado febrero, hay, de lunes a viernes, a las 8.00 y a las 16.40, un segmento dedicado a niños y niñas hasta los seis años. "Los pequeñitos son los grandes olvidados de las programaciones", se queja la programadora. Para ellos estrena este verano esta cadena un documental británico con piezas de cinco minutos, Mira cómo crecen, con la evolución de los animales narrada por ellos en primera persona. También llega en el tiempo peque el programa de la BBC Inglés con Muzzy, con un osote infiltrado con su nave espacial en un real jardín.Las aventuras geográficas de La familia Glady; las excentricidades de La familia Addams; el programa educativo Hullaballoo, que incluye mimo, baile, canciones, magia, animación e imágenes reales; las series juveniles Flor azul, sobre una joven de 16 años que dirige un programa de radio, y Reloj de luna, sobre las aventuras de una niña inquieta, y la serie documental sobre animales en extinción La naturaleza de las cosas son algunas de las emisiones estivales de Minimax. Para otoño, la cadena responde a una petición de un miniespectador: "Quiero que pongáis Dragones y mazmorras, esos dibujos sobre juegos de rol". En septiembre, hecho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de julio de 1995

Más información

  • La cadena por satélite enseña este verano inglés a los más pequeños
  • 'La hora peque'