González da por cerrada la crisis con la dimisión de Serra y García Vargas

La vicepresidencia podría quedar vacante y Suárez Pertierra pasaría a Defensa

Felipe González aceptó ayer las dimisiones del vicepresidente Narcís Serra y del ministro de Defensa, Julián García Vargas. El presidente parece optar por minimizar el alcance de la crisis, aunque sectores del partido y del Gobierno quieren una remodelación más amplia. El cargo de vicepresidente podría no ser cubierto. Para Defensa se perfila el actual ministro de Educación, Gustavo Suárez Pertierra, a quien sustituiría, según algunas fuentes, su actual secretario de Estado, Álvaro Marchesi. Los cambios se harán públicos este fin de semana. González se enfrentará hoy en el Congreso a una oposición soliviantada por las escuchas del Cesid.

Más información

González, que llegó de la cumbre europea de Cannes (Francia) a las nueve de la noche del martes, desayunó ayer con Serra y posteriormente recibió a García Vargas. Tras aceptarles las dimisiones presentadas el martes 13, al día siguiente de que estallara el escándalo de las escuchas, González se estuvo debatiendo hasta primera hora de la tarde entre la conveniencia de anunciarlas ayer mismo o hacerlo esta tarde en el Congreso, cuando rindiera cuentas sobre las escuchas realizadas por el Cesid. Finalmente, optó por adelantar el anuncio, consciente de que hoy todas las fuerzas políticas, y muy concretamente sus socios parlamentarios de Convergència i Unió (CiU), iban a exigirle, como mínimo, las cabezas de Serra y García Vargas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción