Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe anti-ETA de Guipúzcoa, herido de un tiro en la nuca

La policía sospecha del asesino de Gregorio Ordóñez como autor del atentado

ETA hirió ayer de extrema gravedad al jefe de la Unidad Territorial Antiterrorista de Guipúzcoa, un grupo creado hace tres meses, tras la reestructuración de los servicios policiales realizada por el ministro Juan Alberto Belloch. Enrique Nieto Viyella, de 46 años y padre de dos hijas, fue abatido de un disparo a quemarropa en la nuca poco antes de las nueve de la mañana, cuando acababa de salir de su domicilio, en la calle de Sancho el Sabio, en el barrio donostiarra de Amara, para ir a su oficina. El agresor fue un hombre obeso y de baja estatura que permanecía apostado en el número 9 de la calle. La policía cree que se trata del miembro del comando Donosti Patxi Segurola Mayoz, a quien también se le atribuye el asesinato, el pasado 23 de enero, de Gregorio Ordóñez, candidato del PP a la alcaldía donostiarra. El de ayer es el tercer atentado de ETA en San Sebastián en este año.

MÁS INFORMACIÓN

El etarra aparentaba entre 35 y 40 años, vestía pantalón vaquero y una cazadora o americana de color marrón o granate, según los testigos. Huyó a la carrera, pistola en mano, mientras el inspector jefe Enrique Nieto se desplomaba sobre la acera.Amparado en la confusión y protegido por el estupor y el miedo que atenazó a los escasos testigos del atentado, el terrorista llegó sin problemas al vehículo que le esperaba en la esquina de la misma calle, junto al parque de Amara, a menos de un centenar de metros del lugar del atentado.

La descripción física del agresor coincide, según la Ertzaintza (policía autonómica vasca), con la de Patxi Segurola Mayoz, un individuo de 41 años y entre 1,65 y 1,70 de altura. El resto del comando está formado, según las primeras investigaciones, por José Antonio Olarra Guridi, de 28 años y 1,70 de altura, y Ainhoa Múgica Goñi, de 24 años y 1,60 de altura.

Enrique Nieto permaneció inmóvil en medio de un gran charco de sangre, pero, pese a la gravedad de la herida y a la pérdida de masa encefálica, su pulso todavía latía cuando una unidad de la Cruz Roja acudió a atenderle. Trasladado al hospital en estado de coma, fue intervenido quirúrgicamente durante tres horas y posteriormente ingresó en la unidad de cuidados intensivos.

Los médicos que luchan por salvarle la vida no se' muestran nada esperanzados, aunque destacaron que el herido resistió bien la operación de limpieza de las esquirlas alojadas en el cráneo y la reparación de los vasos sanguíneos cerebrales. Nieto se hallaba a última hora de ayer en coma profundo y con ventilación mecánica asistida, aunque no surgieron complicaciones en el proceso posoperatorio.

La bala que le atravesó la cabeza, de la marca SF y calibre 9 milímetros parabellum, rebotó en un lateral del portal del número 11 de la calle de Sancho el Sabio y fue a parar a mitad de la carretera.

En medio de una gran consternación por el estado de Enrique Nieto, acudieron a la residencia sanitaria de San Sebastián el gobernador civil, Juan María Jáuregui; el presidente de la Audiencia Provincial, Joan Cremades; el decano de los jueces donostiarras, Fernando Andreu, y el fiscal jefe Luis Navajas. Además de un estrecho colaborador de todos ellos, Enrique Nieto es una persona que se ha ganado la confianza y el aprecio de los responsables judiciales y de sus superiores jerárquicos.Negativa a ser fotografiado

Los compañeros del herido no ocultaban su alarma por el hecho de que ETA haya llegado a localizar el domicilio del jefe de la Brigada de la Policía Judicial de Guipúzcoa. Fuentes policiales apuntaban la posibilidad de que la publicación de fotos de Nieto en la prensa haya sido determinante para el atentado. En una de sus últimas comparecencias ante los medios de comunicación, con ocasión de la desarticulación de una red de fasificadores de esculturas de Jorge Oteiza, el propio inspector jefe pidió no ser fotografiado: "Quiero seguir trabajando en la calle y no me interesa que me reconozcan".

Sin embargo, la imagen de Enrique Nieto había sido ya difundida en varias ocasiones. En concreto, en una rueda de prensa en la que intervino en diciembre pasado con el gobernador civil de Guipúzcoa para dar cuenta del balance de la lucha contra el narcotráfico durante el año 1994.

Tras reconocerse incapaz de establecer los móviles y objetivos de los terroristas, el director general de la Policía, Ángel Olivares, manifestó: "Éste ' es un atentado muy especial porque habíamos depositado muchas esperanzas en Enrique Nieto dentro de la lucha contra ETA en Guipúzcoa".

Los partidos políticos llamaron a la sociedad vasca a no dejarse amedrentar y a continuar movilizándose. "Buscan atemorizarnos a todos, promover un sentimiento de indefensión entre todos nosotros y de impunidad para ellos", indicó Ramón Jáuregui, consejero vasco de Justicia, tras subrayar que Enrique Nieto es "un responsable policial que ha actuado a las órdenes de la Justicia en la investigación del crimen".

Inaxio Altuna, portavoz de la familia del empresario José María Aldaya, en manos de ETA, afirmó que "el atentado inquieta a la familia del secuestrado".

Por su parte, Herri Batasuna justificó el atentado por "la grave responsabilidad política de quienes se están empeñando en prolongar la situación de confrontación violenta en Euskal Herria con el Estado, aplastando por la vía policial y represiva los derechos y reivindicaciones de este pueblo".

Tras recordar que ETA quitre negociar con el Estado, HB afirmó que 9as manos de la izquierda abertzale están tendidas para la consecución de la paz".Pacto antiterrorista

Izquierda Unida desea que el pacto antiterrorista de Madrid se reúna antes de las vacaciones de verano para reforzar la unión de todos los partidos democráticos frente al terrorismo, según dij9 el diputado Antonio Romero. Este considera que ahora es buen momento para celebrar esta reunión que el ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, barajó convocar poco después del atentado sufrido por José María Aznar, presidente del PP.

La Unión Federal de Policía, sindicato vinculado a UGT, pidió a la sociedad "y al pueblo vasco en particular que aporte ese apoyo que tanto necesita" la policía, además de reclamar a los políticos que dejen "su afán de protagonismo estéril para afrontar la realidad que la sociedad demanda".

La Asociación Nacional de Policía Uniformada (ANPU) criticó a los partidos políticos por mantener sus "ambigüedades" y sus "discursos de comprensión y mano tendida".

Se trata del tercer atentado de ETA en Guipúzcoa en el presente año. El primero, el 23 de enero, costó la vida al dirigente del PP Gregorio Ordóñez. En el segundo, perpetrado el 10 de abril, fue asesinado el brigada del Ejército de Tierra Mariano de Juan Santamaría.

La organización terrorista ha cometido este año otros dos asesinatos: el del policía Rafael Leyva, el 13 de enero en Bilbao; y el del también policía Eduardo López Moreno, muerto al manipular una bomba abandonada en el antiguo cuartel de la Guardia Civil de Endarlaza (Navarra). El pasado 19 de abril, ETA intentó asesinar en Madrid con un coche bomba a José María Aznar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de junio de 1995